Monthly Archives:

octubre 2016

Derecho Penal

Los regímenes penitenciarios

Cuando una persona es condenada a prisión lo es, desde el punto de vista de la sociedad, persiguiendo una finalidad muy determinada: su reinserción. Para alcanzar dicho objetivo se utilizan diversos instrumentos. Uno de esos instrumentos, el encargado de articular el régimen penitenciario o el tratamiento que se concede al interno, es lo que se conoce como clasificación penitenciaria. En virtud de ésta se determina el régimen penitenciario del penado. ¿Quién determina el régimen penitenciario del penado? El Centro Directivo o establecimiento penitenciario será el encargado de determinar el régimen penitenciario del penado a partir de la propuesta de clasificación que formula la Junta de Tratamiento. Esta propuesta de clasificación debe ser formulada en el plazo de 2 meses desde la recepción de la sentencia. La resolución emitida por el Centro Directivo se puede recurrir ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria. Si, por el contrario, la emite la Junta de Tratamiento (es considerada resolución aquella propuesta unánime para condenas inferiores a dos años y que no sean de primer grado), la resolución puede ser recurrida ante el Centro Directivo. Tipos de regímenes penitenciarios Los regímenes penitenciarios existentes en España son los siguientes: Presos de primer grado o régimen cerrado La […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El acto de conciliación en la reclamación de impagos

Cuando se habla de reclamación de impagos siempre se suele hablar de la necesidad de intentar un acto de conciliación que evite el tener que llegar a juicio. Las tres ventajas principales del acto de conciliación son su sencillez, su agilidad y su gratuidad. Lo que se persigue con el acto de conciliación en la reclamación de impagos es un pacto entre el deudor y el acreedor. Alcanzar un acuerdo negociado entre las dos partes es, pues, el objetivo principal del acto de conciliación. Solicitud del acto de conciliación El acto de conciliación es un acto de carácter voluntario y no exige la intervención ni de Abogado ni de Procurador. Para instar al acto de conciliación basta con que el acreedor presente un escrito en el Juzgado de Primera Instancia o Juzgado de Paz que corresponda al domicilio del demandado siempre que éste sea una persona física. Si, por el contrario, el deudor es una persona jurídica, el acreedor podrá instar al acto de conciliación para reclamación de impagos en el Juzgado de Primera Instancia de su población. Para poder hacerlo, el deudor deberá tener en la misma una delegación, sucursal u oficina abierta al público. El escrito que el […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El contrato de depósito

Como contrato de depósito se conoce aquel contrato en virtud del cual una parte (depositario) recibe de otra (depositante) un bien mueble asumiendo la obligación de guardarla y devolverla cuando le sea reclamada. Al recibir la cosa que se deja en depósito, el depositario se compromete a preservarla de desgastes y deterioros y a tenerla a resguardo de pérdidas y sustracciones. Las características principales del contrato de depósito son las siguientes: Es unilateral. Es gratuito. En caso de estipularse remuneración no hablaremos de depósito, sino de arrendamiento de servicios. Es principal. No necesita de otro contrato para existir. Es nominado, es decir: está regulado. La regulación del contrato de depósito se produce en los artículos 2236 al 2272 del Código Civil. Es de ejecución instantánea. El instante de la ejecución es aquél en que se entrega el bien al depositario. La entrega del bien mueble al depositario no afecta en modo alguno a la titularidad sobre el mismo del depositante. El depositario, así, sólo será el tenedor. Es decir: no podrá usar ese bien mueble a no ser que en el contrato de depósito se recoja dicha posibilidad. El depositario deberá devolver al depositante el bien dado en depósito cuando […]

Seguir leyendo

Accidentes de tráfico

La conducción bajo los efectos del alcohol

No debería pasar, pero pasa. Y mucho más a menudo de lo que sería deseable. A pesar de todas las campañas publicitarias de la Dirección General de Tráfico, muchas personas siguen, de vez en cuando o de manera regular, conduciendo bajo los efectos del alcohol. Éstas personas pueden ser identificadas de varias maneras: a resultas de un control de alcoholemia, por la comisión de alguna infracción o a consecuencia de un accidente. Es difícil encontrar un conductor que no haya sido sometido alguna vez en su vida a un control de alcoholemia. A pesar de ello no está de más recordar cómo se realizan dichas pruebas. La prueba de alcoholemia En primer lugar, los agentes de la autoridad preguntan al conductor del vehículo si desea someterse a la prueba de alcoholemia. La respuesta del conductor, en este sentido, debe ser siempre positiva. Una respuesta negativa a dicha pregunta implica una presunción de conducción bajo los efectos del alcohol, lo que se tipifica como delito. Una vez realizada la prueba de alcoholemia pueden suceder tres cosas: Que el conductor no haya consumido alcohol (o haya consumido apenas nada) y, por tanto, la prueba dé entre 0,0 gr/l y 0,25 gr/l. Que […]

Seguir leyendo

Derecho Laboral, Derecho Mercantil

Los TRADE o trabajadores autónomos dependientes

Cuando se aprobó el Estatuto del Trabajo Autónomo se aprobó la figura del trabajador autónomo dependiente o TRADE. El autónomo dependiente es aquel trabajador autónomo que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o cliente del que percibe al menos el 75% de sus ingresos. La figura del trabajador autónomo dependiente está regulada por el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero. Esta figura ha creado mucha controversia ya que, en el fondo, lo que ha ocultado en muchas ocasiones es la aparición de los llamados “falsos autónomos”, es decir: aquellos trabajadores que, para que la empresa evite un contrato laboral y ahorre en los seguros sociales, son contratados por ella en la modalidad de TRADE. El contrato TRADE Entre el trabajador autónomo dependiente y esa empresa o cliente del que el TRADE percibe un mínimo del 75% de sus ingresos debe firmarse un contrato mercantil por escrito (que siempre será comercial, nunca laboral) en el que se recoja: La identificación de las partes. El objeto y causa del contrato. La duración máxima de la jornada de la actividad. El régimen de vacaciones o interrupción anual de la actividad. Ese tiempo será, como mínimo, de 18 días de […]

Seguir leyendo