Monthly Archives:

julio 2018

Derecho Mercantil

Los daños patrimoniales: el daño emergente y el lucro cesante

Cuando se habla de daño patrimonial se habla de cualquier situación de menoscabo o detrimento que se pueda producir en los bienes de un sujeto o, lo que es lo mismo, en su patrimonio. En virtud de eso, será la determinación del daño patrimonial lo que sirva para determinar qué cuantía debe utilizarse para indemnizar el perjuicio que se haya cometido en el patrimonio del demandante bien sea a causa de una actitud culpable o dolosa bien a causa de un incumplimiento de contrato. Cuando se pretende indemnizar perjuicios se busca, única y exclusivamente, reparar un daño sufrido. La indemnización por perjuicios nunca puede convertirse, pues, en una forma de lucro para el afectado. En resumen: que lo único que se persigue es resarcir al afectado de aquellos daños, y sólo de aquéllos, que se hayan acreditado de forma fehaciente. Los daños patrimoniales pueden agruparse en dos grandes grupos: El daño emergente. El lucro cesante. El daño emergente Hablar del daño emergente es hablar del coste de la reparación necesaria del daño que se haya causado y también de los gastos en los que se ha incurrido con ocasión del perjuicio. O, dicho de otro modo, el daño emergente son […]

Seguir leyendo

Derecho de familia, Divorcios y separaciones

Deberes de los cónyuges en el matrimonio

No importa el tipo de ceremonia que escoja una pareja para casarse. Por el mero hecho de hacerlo, los cónyuges adquieren una serie de obligaciones y derechos que vienen recogidos en los artículos 66, 67, 68, 69, 70 y 71 del Código Civil. El primero de esos artículos reafirma algo ya recogido en el artículo 32 de la Constitución Española: la plena igualdad jurídica del hombre y la mujer dentro del matrimonio. En base a esa igualdad de derechos y deberes, el Código Civil impone una serie de deberes conyugales recíprocos. Esos deberes de los cónyuges son los que recogemos a continuación. Deber de convivencia El artículo 68 del Código Civil obliga a los cónyuges a vivir juntos. ¿Dónde? En el domicilio conyugal que entre los dos hayan decidido. ¿Qué sucedería si se incumpliera esta obligación conyugal? Que éste podría ser demandado/condenado por incurrir en un delito de abandono de familia. El delito de abandono de familia está tipificado en los artículos 226 y siguientes del Código Penal de 1995. Deber de fidelidad El mencionado artículo 68 establece también la obligación conyugal de guardarse fidelidad mutua. Hasta el 1978, el adulterio era considerado un delito. En la actualidad, la infidelidad […]

Seguir leyendo

Alquileres y vivienda

La Inspección Técnica de Edificios (ITE)

Con el nombre de ITE o Inspección Técnica de Edificios se conoce la inspección que deben pasar todos los edificios que posean una determinada antigüedad para, con ello, valorar hasta qué punto esos edificios reúnen los requisitos de seguridad exigibles. Para que se realice la ITE es necesario que se persone en el edificio un técnico que será el encargado de determinar hasta qué punto el edificio inspeccionado reúne las pertinentes condiciones de seguridad. Las Inspecciones Técnicas de Edificios deben ser pasadas, cada diez años, por todos aquellos edificios que hayan cumplido ya años que determine la autoridad competente para señalarlo. En Cataluña, por ejemplo, la Generalitat fijó en su momento un calendario en el que se establecía la fecha tope para que los edificios se sometieran a la ITE. Antes de final de año de 2016 tuvieron que ser inspeccionados todos los edificios construidos hasta 1971. Los edificios multifamiliares construidos a partir de 1972, por su parte, deberán pasar la ITE cuando cumplan los 45 años. La antigüedad de un edificio se determina en base al año de construcción que conste en el catastro. En caso de que en el catastro no figurara ese dato, se certificará la antigüedad […]

Seguir leyendo

Herencias y testamentos

La herencia yacente

Cuando fallece una persona se abre lo que se conoce como proceso sucesorio. Dentro de este proceso sucesorio podemos distinguir cuatro fases: Apertura de la sucesión. Llamamiento a herederos. Delación hereditaria. Aceptación de la herencia. Entre la apertura de la sucesión y la aceptación de la herencia transcurre un período de tiempo. Durante ese período de tiempo, las relaciones jurídicas íntegras de la herencia carecen de titular. Durante ese período de tiempo, se dice que la herencia está yacente y, careciendo de un titular determinado, los bienes, derechos y obligaciones contenidos en la herencia se hallan en un estado de indeterminación. Antes de que los herederos acepten la herencia y, por tanto, ésta deje de ser yacente, la herencia debe ser administrada. No en vano, la herencia yacente puede ser sujeto pleno de derechos y obligaciones, es decir, puede ser demandada y puede ejercitar acciones judiciales. En nombre de la herencia yacente se pueden firmar contratos y se puede, también, adquirir determinados bienes. La incertidumbre que afecta, por su propia naturaleza, a la herencia yacente debe ser compensada de alguna manera. Para ello, se establecen: Cauces necesarios para que la vida jurídica del conjunto patrimonial no se vea interrumpida. Cautelas […]

Seguir leyendo

Derecho de familia

El deber de alimentos entre parientes

En los artículos 142 y siguientes del Código Civil se regula lo que se conoce como el deber de alimentos entre parientes. En atención a dicho deber, una persona (el alimentante) está obligado a abonar una prestación o, en su defecto, a satisfacer de un modo directo las necesidades de una persona (alimentista) sólo por el hecho de que esta persona, con la que la primera guarda un vínculo familiar o de parentesco, se encuentra en una situación de necesidad. No encontrándose el alimentante en dicha situación de necesidad, el deber de alimentos entre parientes obliga a éste a “alimentar” al alimentista. Entrecomillamos la palabra alimentar porque cuando hablamos de alimentos dentro del ámbito del deber de alimentos entre parientes no estamos hablando de alimentos en el sentido estricto del término, sino de todo aquello que resulte indispensable para el sustento del alimentista, es decir, de educación, habitación, vestido, asistencia médica y, también, ocio. Éste último no aparece en el listado recogido por el Código Civil en los mencionados artículos en los que se regula el deber de alimentos entre parientes, pero ha sido considerado parte integrante del mismo por parte de la jurisprudencia que ha considerado que todo aquello […]

Seguir leyendo