Navegando Categoría

Derecho Mercantil

Derecho Mercantil, Impagados y deudas

Diferencias entre préstamo y crédito

Estamos acostumbrados a utilizar las palabras préstamo y crédito como si fueran sinónimas, y no lo son. El préstamo y el crédito son dos productos bancarios diferentes. En este post vamos a intentar explicarte en qué consiste cada uno de ellos. El préstamo Llamamos préstamo a la operación financiera en la que una persona o entidad (prestamista) entrega a otra (prestatario) una cantidad fija de dinero, al comienzo de una operación, con la condición de que quien ha recibido el préstamo devuelva la cantidad prestada en un plazo determinado y junto a unos intereses pactados. La devolución o amortización del préstamo acostumbra a realizarse mediante el pago de unas cuotas regulares que se van satisfaciendo a lo largo del plazo pactado y que pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales, etc. El préstamo, pues, tiene una vida que está determinada previamente. En él, los intereses se cobran sobre el total del dinero prestado. El crédito El crédito se entiende como aquella cantidad de dinero que, con un límite fijado, una entidad pone a disposición de un cliente. En el crédito, el dinero no se entrega al cliente de golpe al inicio de la operación. Será él, bien utilizando una cuenta, bien una […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

La competencia desleal

Con frecuencia habrá escuchado la expresión “competencia desleal”. Incluso puede suceder que, de ser usted un empresario, haya tenido la sensación de padecerla por parte de sus competidores. Pero, ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de competencia desleal? Y, sobre todo, ¿qué se puede hacer contra ella? Para empezar, hay que señalar que la expresión competencia desleal hace referencia al comportamiento por parte de cualquier profesional o empresario que, según indica la ley, “resulte contrario a las exigencias de la buena fe” o, lo que es lo mismo, aquel comportamiento o práctica comercial que no cumpla con la diligencia profesional y, o bien no se ajuste a las prácticas que siempre se han considerado honestas en el mercado, o bien busque distorsionar el comportamiento del consumidor. Entre las prácticas más comunes de competencia desleal podemos encontrar los siguientes tipos: Actos relacionados con el engaño y la confusión. Actos relacionados con el empleo de la violencia, la violación de las normas, etc. Otro tipo de actos. Veamos ahora con mayor detalle en qué consiste cada uno de estos actos. Actos relacionados con el engaño y la confusión Se considera competencia desleal el acto de engaño consistente en entregar información falsa o […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El contrato de franquicia

Los últimos años los han puesto de moda entre muchos emprendedores. Los negocios de franquicia son, a ojos de los emprendedores, una buena opción de hacer negocio. No se parte de la nada, sino de una idea de negocio que, en principio, ya funciona. Mango, Zara, Adolfo Domínguez, Pans & Company, Lizarran, Cantina Mariachi, MRW, Viajes Iberia, Marco Aldany, Midas, The Body Shop, Calzedonia, Mail Boxes Etcetc. son algunas de las franquicias más populares en nuestro país y dan cuenta del éxito de este modelo de negocio. La base sobre la que se sostiene la apertura de un negocio franquiciado es lo que se conoce con el nombre de contrato de franquicia. El contrato de franquicia es, por definición, aquel contrato mediante el cual una persona cede a otra la explotación de un negocio en una determinada zona a cambio del pago de un canon. Al ceder el derecho de explotación, el franquiciador (es decir, el propietario de la marca) acostumbra a ceder al franquiciado el uso de todas sus marcas, patentes e imágenes, los materiales y maquinaria necesarios para desarrollar los productos, etc. Antes de que se firme un contrato de franquicia deben cumplirse una serie de requisitos precontractuales. […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El contrato de depósito

Como contrato de depósito se conoce aquel contrato en virtud del cual una parte (depositario) recibe de otra (depositante) un bien mueble asumiendo la obligación de guardarla y devolverla cuando le sea reclamada. Al recibir la cosa que se deja en depósito, el depositario se compromete a preservarla de desgastes y deterioros y a tenerla a resguardo de pérdidas y sustracciones. Las características principales del contrato de depósito son las siguientes: Es unilateral. Es gratuito. En caso de estipularse remuneración no hablaremos de depósito, sino de arrendamiento de servicios. Es principal. No necesita de otro contrato para existir. Es nominado, es decir: está regulado. La regulación del contrato de depósito se produce en los artículos 2236 al 2272 del Código Civil. Es de ejecución instantánea. El instante de la ejecución es aquél en que se entrega el bien al depositario. La entrega del bien mueble al depositario no afecta en modo alguno a la titularidad sobre el mismo del depositante. El depositario, así, sólo será el tenedor. Es decir: no podrá usar ese bien mueble a no ser que en el contrato de depósito se recoja dicha posibilidad. El depositario deberá devolver al depositante el bien dado en depósito cuando […]

Seguir leyendo

Derecho Laboral, Derecho Mercantil

Los TRADE o trabajadores autónomos dependientes

Cuando se aprobó el Estatuto del Trabajo Autónomo se aprobó la figura del trabajador autónomo dependiente o TRADE. El autónomo dependiente es aquel trabajador autónomo que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o cliente del que percibe al menos el 75% de sus ingresos. La figura del trabajador autónomo dependiente está regulada por el Real Decreto 197/2009, de 23 de febrero. Esta figura ha creado mucha controversia ya que, en el fondo, lo que ha ocultado en muchas ocasiones es la aparición de los llamados “falsos autónomos”, es decir: aquellos trabajadores que, para que la empresa evite un contrato laboral y ahorre en los seguros sociales, son contratados por ella en la modalidad de TRADE. El contrato TRADE Entre el trabajador autónomo dependiente y esa empresa o cliente del que el TRADE percibe un mínimo del 75% de sus ingresos debe firmarse un contrato mercantil por escrito (que siempre será comercial, nunca laboral) en el que se recoja: La identificación de las partes. El objeto y causa del contrato. La duración máxima de la jornada de la actividad. El régimen de vacaciones o interrupción anual de la actividad. Ese tiempo será, como mínimo, de 18 días de […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El Protocolo Familiar

Con el nombre de Protocolo Familiar conocemos el compromiso redactado por los miembros de una familia empresaria con el fin de poder alcanzar y asegurar a través de la actual y de futuras generaciones el parámetro de éxito de la familia empresaria. Dicho parámetro de éxito se sostiene sobre dos columnas. Una es, como en toda empresa, la de la rentabilidad. La otra, la de la armonía familiar. Dicho de otro modo: el Protocolo Familiar son las reglas de juego consensuadas en el seno de la familia para que cada miembro de ella sepa en todo momento qué papel asumir dentro del objetivo familiar conjunto de cuidar y acrecentar el patrimonio familiar para, de ese modo, poder legarlo a la siguiente generación. El Protocolo Familiar es un instrumento imprescindible que debe servir a la familia para convertirse en una familia empresaria que lucha por un futuro y un objetivo común. Para que resulte efectivo, el Protocolo Familiar debe cumplir una tarea no siempre demasiado sencilla: conseguir que lo personal no interfiera en lo empresarial. Para redactar el Protocolo Familiar es necesario que se lleve a cabo un ejercicio de reflexión y discusión entre los accionistas y futuros accionistas de la […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El cheque

Recibe el nombre de cheque el documento mercantil que recoge la obligación de un banco o entidad de crédito de pagar, por orden de uno de sus clientes y con cargo a su cuenta bancaria, un determinado importe. Requisitos formales del cheque El cheque, para ajustarse a la legalidad, debe cumplir unos determinados requisitos formales. ¿Qué requisitos son ésos? En primer lugar, recoger en el mismo documento o título la denominación de cheque. Recoger el nombre de librado o entidad que ha de hacer frente al pago del importe recogido en el cheque y que no puede ser sino un banco o entidad financiera. En el cheque debe figurar, también, el importe a pagar. Incluir la firma del librador o persona física o jurídica que emite el cheque. Junto a estos requisitos imprescindibles para dar validez al cheque deben cumplirse otros no esenciales ni imprescindibles. La fecha de emisión de un cheque, por ejemplo, es un requisito no esencial. La fecha sirve, en principio, para computar el plazo de presentación al cobro del cheque. Pero éste puede emitirse sin fecha, “postdatado” (como si se tratara de un falso pagaré) o “antedatados”. Cuando el cheque es emitido sin fecha, el beneficiario […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El pagaré

Se llama pagaré al documento escrito mediante el cual una persona (el librado o librador) se compromete a pagar a otra (el tenedor o beneficiario) una determinada cantidad de dinero en una fecha que, recogida en el pagaré, se ha acordado previamente. A efectos prácticos, el pagaré es muy similar a la letra de cambio y comparte con esta una regulación jurídica muy similar. Uno y otro, sin embargo, se diferencian entre sí en un aspecto fundamental: mientras la letra de cambio es emitida por el acreedor, el pagaré lo es por el propio deudor. Los pagarés pueden ser emitidos por particulares, por empresas o por el propio Estado y ser al portador o endosables. Formalidad del pagaré No existe un modelo normalizado de pagaré. En el ámbito bancario, sin embargo, se utiliza un modelo normalizado de cuenta corriente. Las entidades de crédito lo proporcionan a sus clientes tanto en forma de talonario (es lo más común) como en papel continuo. En cualquier caso, los requisitos que debe cumplir el pagaré son los siguientes: La denominación de pagaré en el mismo título. La promesa de pagar una cantidad determinada en euros o en moneda extranjera convertible y admitida a cotización […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

La letra de cambio

Se conoce con el nombre de títulos cambiarios a una serie de documentos mercantiles caracterizados por contener una declaración unilateral de una persona física o jurídica por la que, a través de ese documento, se obliga a realizar una prestación económica determinada a favor de otra persona física o jurídica que es la tenedora legítima (y está identificada como tal) del citado documento. La literalidad es una de las características principales de los títulos cambiarios. Es decir: lo que se recoge en el mismo marca los derechos que el tenedor adquiere y determina las obligaciones que el deudor contrae. Los tres principales títulos cambiarios son las letras de cambio, los cheques y los pagarés. En este post repasaremos las características fundamentales de la letra de cambio. La letra de cambio En la letra de cambio una persona, el librador de la misma, ordena a otra, que es el librado, el pago de una determinada cantidad de dinero en una fecha determinada que recibe el nombre de fecha de vencimiento. El pago de la letra de cambio puede realizarse al librador o a una tercera persona (beneficiario, tomador o tenedor) a la que aquél le haya endosado la letra de cambio. […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El concurso de acreedores

El concurso de acreedores debe ser entendido como un instrumento jurídico en manos del empresario para solventar sus problemas de liquidez. Viendo que no podrá hacer frente a los pagos con sus acreedores, el empresario, con la ayuda de Abogado y representado por Procurador, puede interponer el concurso de acreedores. Para que sea aceptado el concurso de acreedores debe existir un estado de insolvencia por parte de la empresa. Esa insolvencia puede ser actual (el deudor no puede cumplir sus obligaciones) o inminente (el deudor prevé que no podrá cumplir en un inmediato futuro esas obligaciones). Conocida la insolvencia por parte del deudor, éste dispone de dos meses desde la fecha de tal conocimiento para solicitar la declaración de concurso de acreedores. La ley obliga a la presentación del concurso de acreedores antes de dos meses de que la empresa sea insolvente cuando la empresa no disponga de bienes suficientes para atender una ejecución de embargo, o se hayan realizado embargos que afecten de manera general a su patrimonio o haya incurrido en situaciones de impago durante tres meses de las obligaciones tributarias o de cuotas a la Seguridad Social. Tipos de concursos de acreedores El concurso de acreedores es […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

La sociedad civil privada

Dentro de las formas de asociación empresarial, la sociedad civil privada es, muy probablemente, la más sencilla de todas. La sociedad civil privada es una asociación de personas con un proyecto empresarial común. Hay dos formas de participar en la sociedad. La primera de ellas es hacerlo como socios industriales. Esta forma de participación implica la obligación de aportar trabajo. La segunda de ellas es hacerlo como socios capitalistas, es decir, aportando capital o, en su defecto, algún tipo de bien. La sociedad civil privada no se considera una sociedad mercantil. No posee personalidad jurídica propia, por lo que su tributación no se realiza por el impuesto de sociedades, sino que se realiza por el IRPF. A este respecto, sin embargo, se ha introducido una última modificación legal. Según esta modificación, las sociedades civiles con fines mercantiles tributarán por el impuesto de sociedades a partir del 1 de enero de 2016. La opción de la sociedad civil privada, poco extendida, es recomendable para los pequeños negocios que apenas requieren inversión. Constitución de la sociedad civil privada En el contrato privado que recoge el nacimiento de la sociedad hay que indicar los siguientes datos: Actividad del negocio. Aportaciones de los socios, […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

Cómo constituir una Sociedad Limitada

Uno de los efectos secundarios de toda crisis es el aumento de gente que, habiéndose quedado en paro, deciden emprender el camino de convertirse en autónoma y montar una empresa propia. La mayor parte de estos nuevos emprendedores llegan al mundo de la creación de empresas con una duda capital: ¿a qué forma jurídica les beneficia acogerse? Algunos de ellos, los más informados, se lanzan a la aventura empresarial partiendo ya de la idea de convertirse en Sociedad Limitada (S.L.) o Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.). Las características de la Sociedad Limitada hacen que esta fórmula jurídica sea la más idónea para ellos. ¿Por qué? Fundamentalmente por un hecho de gran relevancia: en la Sociedad Limitada, la responsabilidad de los socios se limita al capital aportado. Es decir: cuando hay deudas, el socio responde con el capital que aportó a la constitución de la sociedad, nunca con su patrimonio personal. Que el patrimonio personal permanezca al margen de la responsabilidad del socio hace que la Sociedad de Responsabilidad Limitada goce de un gran atractivo para los emprendedores. Los estatutos sociales Ese detalle debe quedar explicitado en los Estatutos Sociales. Los Estatutos Sociales de una sociedad reúnen las reglas que deben […]

Seguir leyendo