Navegando Categoría

Impagados y deudas

Impagados y deudas

El contrato de factoring

Con el nombre de factoring se conoce aquella operación financiera que sirve a un empresario para ceder facturas o cualquier otro tipo de documento de crédito, pendientes de cobrar, a una empresa especializada en cobros. Esta empresa, a la que se la llama empresa de factoring, se encarga de gestionar las facturas pendientes de cobro de otras empresas y de reembolsarlas al patrimonio del empresario a cambio de un porcentaje o comisión. Para que la empresa de factoring pueda cumplir su labor, el cliente de la misma debe facilitar toda la información sobre las deudas pendientes y debe informar al deudor de la factura o facturas en cuestión que las mismas han pasado a manos de la empresa de factoring. El empresario que desea contratar una empresa de factoring lo hará asumiendo una serie de ventajas y de desventajas. De entre las ventajas, la principal es que a la empresa que contrata a una empresa de factoring le puede ser muy útil si posee problemas de liquidez o un gran volumen de cobros pendientes. El principal inconveniente, sin embargo, es que las empresas de factoring suelen exigir a sus clientes no el cobrar una factura en particular, sino el ser […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El reconocimiento de deuda

No hay que perder el tiempo buscando cuál es la regulación de lo que se conoce como reconocimiento de deuda. No encontraremos allí un precepto legal que lo regule. El reconocimiento de deuda es una figura creada por la jurisprudencia y permitida por el principio de la autonomía privada o de la libertad contractual reconocido en el artículo 1255 del Código Civil. Dicho artículo establece que los contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones que tengan por conveniente, siempre que no sean contrarios a las leyes, a la moral o al orden público. Basándose en dicho artículo, el deudor tiene la capacidad de, mediante ese negocio jurídico que es el reconocimiento de deuda, reconocer como existente en su contra una deuda en beneficio de un acreedor. Con ese reconocimiento, el deudor hace nacer a favor del acreedor una acción para hacer efectivo, frente al deudor, su derecho al cobro de la deuda reconocida. El reconocimiento de deuda no debe ser entendido exactamente como un contrato. Lo que el deudor hace al plasmar en el documento lo que se llama reconocimiento de deuda es reconocer que, a una fecha concreta, existe una deuda previamente contraída por un concepto determinado. Al […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El swap

El swap o permuta financiera es un contrato autónomo que afecta al préstamo personal o hipotecario suscrito en su día. El swap se firma en un documento anexo en cualquier momento de la vida del préstamo financiero y sirve para modificar alguno de sus términos. El objetivo principal del swap es cambiar el tipo variable por un interés fijo que acompañara el préstamo durante toda su vida. Esto puede parecer una ventaja para el deudor (sobre todo teniendo en cuenta que la entidad financiera, cuando el euríbor está por encima del tipo de interés fijado en el wap, abona la diferenica), pero esa ventaja sólo es real si el euríbor permanece en un nivel alto. Si el euríbor baja, el deudor estará pagando una cantidad superior a la que pagaría de haber mantenido el tipo de interés variable ya que, además de la cuota de la hipoteca, estará pagando una compensación por la variación del euríbor. El swap o permuta financiera acostumbra a incluir elevadas cláusulas de penalización. La cancelación del principal se hace muy gravosa y, en numerosas ocasiones, no exime del pago de los intereses, que deberán seguir pagándose durante el tiempo de vida del swap pactado en […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

Beneficios del avalista: excusión, división y orden

Avalar siempre implica un riesgo. Quien avala acepta cubrir los impagos de su avalado y responde con todo su patrimonio pasado y futuro. Lo vimos cuando analizamos el papel del avalista en nuestro artículo “Diferencias entre aval e hipoteca”. Esto se hace especialmente patente en el caso de los avales hipotecarios. Y es que el avalista hipotecario, al convertirse en avalista solidario del firmante de un contrato hipotecario, renuncia a una serie de derechos de los que suele gozar el avalista en relación con la deuda. Esos derechos a los que el avalista solidario renuncia son los derechos de excusión, de beneficio de orden y de división. Veamos en qué consiste cada uno de esos derechos y analicemos con especial atención el llamado beneficio de excusión. El beneficio o derecho de excusión El beneficio o derecho de excusión es el derecho que asiste a todo avalista para oponerse al pago de lo adeudado mientras el deudor principal o preferente tenga bienes suficientes para hacer frente a dicho pago. En el Código Civil viene recogido este derecho explícitamente cuando se especifica que “el fiador [avalista] no puede ser compelido a pagar al acreedor sin hacerse antes excusión de todos los bienes […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El seguro de caución

Una de las garantías más eficaces que tiene una empresa para garantizar el cumplimiento de un compromiso adquirido con un tercero es lo que se conoce como seguro de caución. En tiempos de crisis o de economía convulsa, el seguro de caución se convierte en un importante soporte para aquellas empresas que tengan que emprender nuevos proyectos o tengan que impulsar proyectos ya en marcha. El seguro de caución, llamado también seguro de garantía, es un contrato de seguro que está legislado en el artículo 68 de la Ley 50/1980 de la Ley del Contrato de Seguro y mediante el cual la empresa aseguradora se obliga a indemnizar al asegurado en caso de que el tomador del seguro incumpla las obligaciones que mantenga con aquél. Así, el seguro de caución es un instrumento al que se recurre cuando una de las partes de un contrato exige a la otra una garantía que brinde las obligaciones que en virtud del contrato se hayan establecido. El seguro de caución, pues, cumple la misma función que los avales bancarios. Unos y otros, sin embargo, se diferencian en el servicio y en el precio. El seguro de caución es más barato que el aval […]

Seguir leyendo

Derecho Fiscal, Impagados y deudas

¿Cómo se pueden aplazar las deudas con Hacienda?

¿Se pueden aplazar las deudas con Hacienda? La respuesta es sí. En tiempos en los que el acceso al crédito no es demasiado sencillo, aplazar o fraccionar una deuda con Hacienda puede servir para conseguir un colchón de dinero que siempre puede servir para salvar a una empresa en una situación delicada. El régimen de aplazamientos de las deudas con Hacienda está en la actualidad regulado por el Real Decreto-Ley 3/2016. Dicho Real Decreto-Ley endurecía la legislación vigente hasta su promulgación hasta el punto de que impedía al contribuyente, a los autónomos y a las pymes el aplazar el pago de impuestos con carácter genérico a excepción del no cobrado. La promulgación del Real Decreto-Ley 3/2016 hizo que los autónomos pusieran el grito en el cielo. Protestaron ante el Gobierno y solicitaron una corrección de la nueva regulación. Tras la petición, los autónomos anunciaron que habían arrancado al gobierno una promesa: podrían, sin necesidad de aval ni garantía, seguir aplazando las deudas no cobradas. La experiencia ha demostrado que el Gobierno ha cumplido su promesa. Autónomos y pymes pueden, por el momento, aplazar el IVA no cobrado. Así, de facto, se volvía a la anterior legislación con una pequeña variación: […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil, Impagados y deudas

La cesión de crédito

Un crédito del que se es acreedor es parte del activo de una empresa o particular. Como tal activo puede cederse a otra persona convirtiendo a esa persona a la que se cede los derechos crediticios en nuevo acreedor del crédito referido. En la cesión de créditos intervienen dos partes. Por un lado, el acreedor original, que es quien cede el crédito. Esta parte recibe el nombre de cedente del crédito. La parte que recibe los derechos crediticios del crédito recibe el nombre de cesionario del crédito. En la cesión de créditos, el cedente no debe responder de la solvencia del deudor salvo si se ha pactado expresamente. Si se ha pactado, pueden suceder dos cosas: que se haya fijado un plazo de duración de la responsabilidad del cedente respecto a la solvencia del deudor o que no se haya fijado. Si no se ha fijado, se entiende que dicha responsabilidad tendrá un año de duración. Pasado ese tiempo, el cedente no deberá responder ante el cesionario de la solvencia del deudor. Lo más habitual, sin embargo, es que la responsabilidad del cedente sólo alcance a responder de la existencia y legitimidad del crédito que se desea ceder. El cesionario, […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil, Impagados y deudas

Diferencias entre préstamo y crédito

Estamos acostumbrados a utilizar las palabras préstamo y crédito como si fueran sinónimas, y no lo son. El préstamo y el crédito son dos productos bancarios diferentes. En este post vamos a intentar explicarte en qué consiste cada uno de ellos. El préstamo Llamamos préstamo a la operación financiera en la que una persona o entidad (prestamista) entrega a otra (prestatario) una cantidad fija de dinero, al comienzo de una operación, con la condición de que quien ha recibido el préstamo devuelva la cantidad prestada en un plazo determinado y junto a unos intereses pactados. La devolución o amortización del préstamo acostumbra a realizarse mediante el pago de unas cuotas regulares que se van satisfaciendo a lo largo del plazo pactado y que pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales, etc. El préstamo, pues, tiene una vida que está determinada previamente. En él, los intereses se cobran sobre el total del dinero prestado. El crédito El crédito se entiende como aquella cantidad de dinero que, con un límite fijado, una entidad pone a disposición de un cliente. En el crédito, el dinero no se entrega al cliente de golpe al inicio de la operación. Será él, bien utilizando una cuenta, bien una […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

Diferencias entre aval e hipoteca

A la hora de contratar un préstamo, tanto si es de carácter personal como si es de carácter hipotecario, el deudor tiene la posibilidad de escoger entre el aval y la hipoteca. En este post vamos a tratar sobre la diferencia entre uno y otra. El aval Cuando hablamos de aval estamos hablando de la existencia una persona, el avalista, que se hace responsable del pago de la deuda contraída con la entidad prestamista en caso de que el deudor no haga frente al pago de la misma. Esto, en resumen, sólo quiere decir una cosa: que el avalista funciona como un deudor más. Es decir: que, en caso de impago de la deuda por parte del deudor y no disponiendo este de bienes para satisfacer el pago de ella, el avalista no sólo estará obligado a responder de la misma con su nómina. También lo estará a responder con su patrimonio. ¿Qué quiere decir eso? Que un avalista puede acabar perdiendo sus propiedades si avala un préstamo que después no es pagado. Además, hay que tener en cuenta que las entidades financieras acostumbran a hacer firmar al avalista solidario de los préstamos hipotecarios una renuncia a los siguientes beneficios: […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El embargo: bienes embargables y bienes inembargables

Entre las estadísticas que quedan tras cada crisis económica y que pueden dar cuenta de la intensidad de la misma figura la de los embargos realizados. Preventivos o ejecutivos, los embargos tienen como finalidad el saldar con ellos una obligación ya declarada (en el caso de los primeros) o el salvaguardar el cumplimiento de una futura y previsible resolución (en el caso de la segunda). El embargo como tal es una declaración judicial en la que se señalan los bienes que van a utilizarse para saldar la deuda pendiente o para saldar la deuda que se prevé el embargado deberá satisfacer tras la finalización del juicio. ¿Cómo se conocen los bienes del embargado? Antes de realizar la declaración de embargo pueden darse diversas circunstancias: Que el demandante señale en la demanda una serie de bienes que, siendo de la propiedad del demandado, sean suficientes para saldar la deuda. En este caso será el Secretario Judicial (ahora Letrados de la Administración de Justicia) quien señale exactamente qué bienes de entre ellos serán los finalmente embargados. Que el demandante ignore los bienes del demandado. En este caso deberán acordarse medidas de investigación o localización de dichos bienes y el Letrado de la […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El juicio monitorio

De entre los procesos civiles especiales hay uno especialmente orientado a conseguir el pago de deudas dinerarias sean del importe que sean. Ese proceso es el proceso monitorio y su finalidad es la obtención de un título de ejecución para hacer efectivo el cobro de una deuda. El proceso monitorio tiene una gran ventaja sobre otros tipos de juicios: su rapidez a la hora de solucionar los conflictos. Esa rapidez se hace efectiva cuando no se discuten los hechos de la pretensión, es decir: cuando el deudor reconoce la deuda reclamada. El juicio monitorio es, también, aquel procedimiento del que se sirven las Comunidades de Propietarios para reclamar el pago de las deudas contraídas por algún propietario de un inmueble de la Comunidad con las misma. La deuda a reclamar mediante el juicio monitorio debe ser una deuda dineraria, líquida, determinada, vencida, exigible y que pueda ser acreditada documentalmente. Si la deuda no puede ser acreditada mediante los documentos exigidos por la ley para el proceso monitorio, la reclamación del pago de la misma deberá realizarse mediante la incoación de un juicio verbal. Para iniciar un juicio monitorio no es preciso el uso de Abogado ni de Procurador siempre que […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

Los registros de morosos

Los registros de morosos, registros de impagados o registros de morosidad son aquellos ficheros en los que se recogen los incumplimientos de obligaciones monetarias de titularidad privada. Estos ficheros son de titularidad privada y están a disposición de todas aquellas entidades o particulares que tengan contratado un servicio con el Registro. Dicho servicio permite a estas entidades y particulares saber si un posible cliente tiene o no pagadas sus deudas. Los registros de morosos o listas de morosos más famosas de España son las siguientes: ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito). Creado en 1967 y gestionado por Equifax, ASNEF es el registro de morosos más representativo de España. Equifax recopila y actualiza cada día los datos proporcionados por más de 270 entidades entre los que figuran desde entidades financieras de crédito hasta aseguradoras o compañías de gas, telefonía, electricidad, etc. RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas). Este registro de morosos recoge información sobre impagos y deudas iguales o superiores a los 300 euros de las personas jurídicas. ¿Quién proporciona los datos recogidos en esta lista? Fundamentalmente, los bancos y entidades financieras. CIRBE (Central de Información de Riesgos). Esta base de datos pertenece al Banco de España y en ella […]

Seguir leyendo