Navegando Categoría

Incapacidad

Herencias y testamentos, Incapacidad

Prestaciones de muerte y supervivencia

Con el nombre de prestaciones de muerte y supervivencia se conoce a todas aquellas pensiones, subsidios o ayudas que pueden solicitarse tras el fallecimiento de un familiar. Los tipos de prestaciones de muerte y supervivencia que pueden solicitarse tras el deceso de un familiar son los siguientes: Pensión de viudedad. Pensión de orfandad. Pensión en favor de familiares. Subsidio en favor de familiares. Auxilio por defunción. En este artículo vamos a ver en qué consiste cada uno de los tipos de pensiones, subsidios y ayudas que pueden solicitarse tras el fallecimiento de un familiar. Pensión de viudedad Al hablar de solicitar una pensión de viudedad hablamos de solicitar una pensión económica vitalicia para quienes tuvieran vínculo matrimonial o fuesen pareja de hecho de la persona fallecida. Para poder recibir este tipo de prestación de muerte y supervivencia destinada a proteger la situación de necesidad económica que pudiera causar la muerte de la persona fallecida hay que cumplir una serie de requisitos. El primero de ellos es el de ser cónyuge, pareja de hecho, separado, divorciado o persona cuyo matrimonio fuera declarado nulo. Para solicitar la pensión de viudedad hay que cumplimentar el modelo de solicitud de Prestaciones de Supervivencia, aportar […]

Seguir leyendo

Funcionamiento y organización Judicial, Incapacidad

La incapacitación judicial

Sólo por el hecho de nacer, los seres humanos poseemos capacidad jurídica. En virtud de la capacidad jurídica, todos, incluso los afectados por algún tipo de incapacidad, somos titulares de derechos y obligaciones. Pero hay algo que sólo los mayores de edad pueden poseer y ese algo es la capacidad de obrar, es decir, la posibilidad de llevar a cabo derechos y obligaciones por uno mismo. Esta capacidad de obrar sólo puede ser retirada mediante lo que se conoce como incapacitación judicial y que no es otra cosa que aquella situación en la que una persona aquejada de una enfermedad o deficiencia física o psíquica no puede gobernarse por sí misma. ¿Qué enfermedades o deficiencias físicas o psíquicas pueden desembocar en una declaración de incapacitación judicial? La oligofrenia, por ejemplo. O la demencia, la esquizofrenia, la paranoia, la depresión, el trastorno bipolar, la anorexia o la bulimia nerviosa o algún tipo de deficiencia orgánica y funcional. Constatada la concurrencia de alguna o algunas de las circunstancias citadas, será un órgano judicial quien, mediante sentencia, declare la incapacitación judicial de una persona. Al declarar dicha incapacitación el órgano judicial establecerá, también, quién será el representante que, en nombre del incapacitado, ejercite […]

Seguir leyendo

Incapacidad

¿Cómo se tramita una Incapacidad Permanente?

Tal y como contemplamos en un post anterior se conoce como Incapacidad Permanente aquella situación en la que un trabajador, tras haber sido sometido al tratamiento prescrito por el médico, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves que, previsiblemente definitivas y susceptibles de ser determinadas de manera objetiva, disminuyan o anulen su capacidad laboral. El hecho de que médicamente se considere la posibilidad de que pueda producirse una recuperación laboral del inválido no será obstáculo para obtener la calificación de Incapacitado Permanente siempre que esa posibilidad de recuperación se estime como incierta o a largo plazo. Tampoco las reducciones anatómicas o funcionales existentes en la fecha de afiliación de un trabajador a la Seguridad Social serán obstáculo para la obtención de la calificación de Incapacidad Permanente por dicho trabajador si, con posterioridad a la filiación, dichas reducciones se agravan o generan nuevas lesiones o patologías que, bien por ellas mismas, bien por su concurrencia con las reducciones previas, disminuyan o anulen la capacidad laboral que el trabajador tenía en el momento de su afiliación. Grados de incapacidad permanente Según sean las reducciones anatómicas o funcionales sufridas por el trabajador podemos distinguir cuatro grados de Incapacidad Permanente: Incapacidad permanente parcial para la […]

Seguir leyendo

Derecho de familia, Incapacidad

Sobre la tutela

La tutela es una institución jurídica que tiene como finalidad proteger tanto a los menores y a los incapacitados como a sus bienes. Esa protección se debe realizar bajo la salvaguarda de la autoridad judicial, que es quien da la orden para inscribir el cargo en el Registro Civil. La autoridad judicial, que es quien designa al tutor, junto al Ministerio Fiscal, deben supervisar el ejercicio de una tutela que afecta tanto a la dimensión personal del tutelado como a su dimensión patrimonial. En el primer caso, el tutor se encarga de proteger y garantizar los derechos y la mejora de vida del tutelado, así como de gestionar los apoyos y los servicios que lo hagan posible. En el segundo caso, el tutor tendrá que realizar una gestión eficiente del patrimonio del tutelado. Para asegurar que lo señalado anteriormente se cumpla, el tutor rendirá cuentas de su gestión y administración de bienes ante el Juez. Será el Juez también, en todo caso, quien deberá autorizarle para realizar cualquiera de los siguientes actos: Dar o tomar dinero a préstamo. Disponer a título gratuito de bienes o derechos del tutelado. Internar al tutelado en un establecimiento de educación, formación especial o salud […]

Seguir leyendo

Incapacidad

Tipos de incapacidad laboral

Se dice que una persona sufre incapacidad laboral cuando, bien sea debido al hecho de sufrir una enfermedad o bien por haber padecido un accidente, la capacidad de esta persona para desempeñar un trabajo se ve disminuida. Dependiendo del tiempo de duración de la incapacidad, ésta puede ser clasificada de dos maneras: -La incapacidad temporal se correspondería, como su propio nombre indica, con la imposibilidad temporal para trabajar por parte del afectado. Éste precisará de la asistencia de la Seguridad Social durante todo el tiempo de su incapacidad. La imposibilidad para trabajar podría derivarse de una enfermedad común o de un accidente no laboral o podría ser debida a un accidente laboral o a una enfermedad derivada del ejercicio de la profesión. En el primer caso, el subsidio asistencial de la Seguridad Social empezará a cobrarse a partir del cuarto día de la baja. En el segundo caso, el subsidio se cobrará a partir del día siguiente. -La incapacidad permanente, por su parte, se correspondería con aquella situación en la que el afectado ve reducida o anulada su capacidad para trabajar de una manera que se presupone definitiva. En este caso, la falta de ingresos del trabajador debe paliarse con […]

Seguir leyendo