677 00 00 **

Blog

25Sep, 16
convenio regulador

No hace demasiado dedicamos un post a la demanda de divorcio. En dicho post señalamos cómo al presentar la demanda de divorcio suele presentarse lo que se conoce como propuesta de convenio regulador. El convenio regulador es el documento que regula las obligaciones y derechos de cada uno de los cónyuges una vez que están divorciados. En el caso de los divorcios de mutuo acuerdo, la presentación de dicha propuesta es obligatoria. Eso no quiere decir que sea vinculante. Una vez presentada será revisada por el Fiscal (en caso de existir hijos comunes) y por el Juez. Será éste quien, finalmente, decida si dicha propuesta de convenio regulador se ajusta a la legalidad. Atendiendo a eso y al hecho de que el convenio regulador propuesto pueda perjudicar a una de las partes implicadas, el Juez decidirá aprobarlo íntegramente, denegar su aprobación o, en su caso, aprobarlo parcialmente.

El convenio regulador debe contener los siguientes puntos:

Atribución de la patria potestad

La patria potestad es, simplificando, la capacidad de tomar decisiones acerca de los hijos. La patria potestad (a la que ya dedicamos un post en su momento) puede ser compartida por ambos progenitores o recaer sólo en uno de ellos. Lo habitual (salvo casos excepcionales en los que el Juez lo determine) es que la patria potestad sea compartida. Esto quiere decir que los dos cónyuges divorciados podrán y deberán opinar y aprobar decisiones referentes, por ejemplo, a la escolarización de los hijos, a la elección de un tratamiento médico prolongado o la participación en determinadas actividades.

Atribución de la guardia y custodia

Como ya indicábamos en el artículo anteriormente citado sobre la patria potestad, la guardia y custodia de los hijos hace referencia a la capacitación legal para convivir con los hijos, cuidarlos y asistirlos. Esta capacitación, que recibe el nombre de guardia y custodia, puede ser, al igual que la patria potestad, individual o compartida.

Si es individual, los hijos viven habitualmente con uno de los cónyuges. Cuando se da este caso, para el otro cónyuge se establece un régimen de visitas y comunicación.

Si la guardia y custodia es compartida los dos progenitores se ocupan de la asistencia y cuidado de los niños. En estos casos, los niños viven con cada uno de sus padres en períodos alternos de similar duración. En estos casos, el convenio regulador especifica si los niños siempre permanecen en la misma vivienda o si, por el contrario, se desplazan alternativamente a la vivienda de sus respectivos progenitores.

La guardia y custodia compartida es uno de los aspectos que, en los divorcios, más depende de la legislación propia de cada Comunidad Autónoma. Existen diversas autonomías en las que se prioriza la guardia y custodia compartida sobre la custodia individual. Una de esas comunidades autónomas es Cataluña.

Régimen de visitas y comunicación

En el convenio regulador del divorcio se debe establecer también, tal y como se ha apuntado antes, el régimen de visitas y comunicación que deberá seguir el progenitor que no ejerza la guardia y custodia sobre los hijos comunes.

El convenio regulador especificará los días en los que se podrá disfrutar de los hijos, en qué lugar, cómo se organizará el período vacacional, qué se hará en caso de que los hijos no puedan desplazarse por enfermedad, etc.

Atribución de uso de la vivienda familiar

El convenio regulador del divorcio especifica qué se hace con la vivienda familiar. Lo habitual es que permanezca en ella la persona encargada de la guardia y custodia, al igual que los hijos. Este tema está sujeto a variantes autonómicas.

Pensión alimentaria

Como pensión de alimentos se entiende la cantidad destinada a sufragar los gastos ordinarios de alojamiento, comida, vestido, asistencia médica y educación de los hijos en común. En el convenio regulador debe indicarse claramente la cantidad que cada uno de los cónyuges divorciados aportará para hacer frente a dichos gastos.

Uno de los asuntos más problemáticos de todo divorcio es, sin duda, éste, en especial cuando aparecen gastos extraordinarios.

Pensión compensatoria

En ocasiones, los convenios reguladores de divorcio establecen la obligatoriedad para uno de los cónyuges de pagar una pensión al cónyuge que, debido al divorcio, sufre un empeoramiento de su situación económica con respecto a la situación de que gozaba cuando estaba casado.

La pensión compensatoria no tiene que ser, necesariamente, una renta. Puede ser una cantidad que se entregue en un pago único.

Habitualmente, y sobre todo en los divorcios de mutuo acuerdo, los cónyuges suelen obviar la pensión compensatoria en favor de una más alta pensión de alimentos en favor de los hijos.
La diferencia entre la pensión compensatoria y la pensión de alimentos es muy clara. La segunda es irrenunciable; la primera, no.

Tags: , , , ,

No Comments

Comments are closed.