677 00 00 **

Blog

6May, 16
pagaré

Se llama pagaré al documento escrito mediante el cual una persona (el librado o librador) se compromete a pagar a otra (el tenedor o beneficiario) una determinada cantidad de dinero en una fecha que, recogida en el pagaré, se ha acordado previamente.

A efectos prácticos, el pagaré es muy similar a la letra de cambio y comparte con esta una regulación jurídica muy similar. Uno y otro, sin embargo, se diferencian entre sí en un aspecto fundamental: mientras la letra de cambio es emitida por el acreedor, el pagaré lo es por el propio deudor.

Los pagarés pueden ser emitidos por particulares, por empresas o por el propio Estado y ser al portador o endosables.

Formalidad del pagaré

No existe un modelo normalizado de pagaré. En el ámbito bancario, sin embargo, se utiliza un modelo normalizado de cuenta corriente. Las entidades de crédito lo proporcionan a sus clientes tanto en forma de talonario (es lo más común) como en papel continuo.

En cualquier caso, los requisitos que debe cumplir el pagaré son los siguientes:

  • La denominación de pagaré en el mismo título.
  • La promesa de pagar una cantidad determinada en euros o en moneda extranjera convertible y admitida a cotización oficial.
  • Indicación del vencimiento.
  • Lugar en el que el pago debe ser realizado.
  • Nombre de la persona física o jurídica a la que deba realizarse el pago.
  • Fecha y lugar en el que se firma el pagaré.
  • Firma del librado, librador o emisor del título; es decir: de la persona que adquiere la obligación de realizar el pago por la cantidad recogida en el pagaré.

Si falta alguno de estos datos entenderemos que no estamos ante un pagaré excepto si la falta se refiere a la fecha de vencimiento (si falta ésta entenderemos que el pagaré es “a la vista”) o al lugar de pago. Si no figura éste, tomaremos como lugar de pago el que figure junto al librado. Si éste tampoco figura, se tomará el del lugar de emisión. Si éste no consta, entenderemos como tal el que figure junto al librador.

Al pagaré le corresponden las mismas disposiciones que la ley tiene reservada para la letra de cambio en todo lo que se refiere al endoso, al vencimiento, al pago y a las acciones por falta de pago.

Las ventajas del pagaré

El pagaré presenta una serie de ventajas frente al resto de títulos cambiarios. Para empezar, el pagaré no debe ser extendido, como lo es la letra de cambio, en papel timbrado. ¿Qué significa eso? Fundamentalmente, algo muy importante a nivel de costes: los pagarés no tributan por el Impuesto de Transmisiones Jurídicas y Actos Jurídicos Documentados.

Tanto para el que tiene que cobrar como para el que tiene que pagar el pagaré tiene la ventaja de proporcionar una fecha fija de cobro o pago que permite al departamento de tesorería planificar la correspondiente operación y cuadrar los números.

El pagaré permite, además, obtener financiación mediante el descuento.

El impago del pagaré

El impago de un pagaré capacita al tenedor para realizar un protesto notarial (o solicitar una declaración equivalente por parte de la entidad bancaria que actúa como domiciliatario) dentro de los ocho días hábiles dentro de los ocho días hábiles desde el vencimiento.

El impago del pagaré capacita también al tenedor para ejercitar la acción cambiaria mediante el juicio cambiario. Al ejercer dicha acción, el tenedor del pagaré podrá reclamar al librado o deudor las siguientes cantidades:

  • El importe del pagaré no pagado.
  • Los intereses correspondientes al importe del pagaré y devengados desde la fecha del vencimiento del pagaré. El tipo de interés que se aplicará para calcular dichos réditos será el tipo de interés oficial del dinero en ese instante incrementado en dos puntos.
  • Gastos de protesto, comunicaciones y demás gastos que se hubieran derivado de todo el proceso.

El tenedor dispone de un plazo legal de tres años desde la fecha de vencimiento del pagaré para interponer al librado un juicio cambiario.

Si lo que se desea es realizar una acción de regreso contra los endosantes o avalistas, el plazo legal para poder realizarla es de un año desde la fecha del protesto o de la declaración bancaria equivalente a éste. En este caso es absolutamente imprescindible que se haya realizado el protesto o, en su defecto, la declaración equivalente a éste.

La acción de regreso puede ejercitarse antes o después del vencimiento del pagaré. Para que pueda realizarse antes, deben darse algunas de las siguientes circunstancias:

  • Que se hubiera denegado total o parcialmente la aceptación.
  • Que el librado se encuentre en situación de concurso.
  • Que hubiera resultado infructuoso el embargo de bienes.

En todos estos casos, el Juez podrá acordar un plazo para el pago que nunca será superior al que reste para el vencimiento del pagaré.

Tags: , , ,

No Comments

Comments are closed.