Navegando Etiqueta

derecho de familia

adopcion en los matrimonios homosexuales
Derecho de familia

La adopción en las parejas homosexuales

Desde que, el 3 de julio de 2005, entrara en vigor la Ley 13/2005, por la cual se reconocía a las parejas homosexuales el derecho a casarse, éstas tienen los mismos derechos que las parejas heterosexuales. Uno de esos derechos es el de poder adoptar hijos. Requisitos para la adopción Para poder adoptar hijos, las parejas homosexuales deben cumplir una serie de requisitos. Esos requisitos, impuestos por el Código Civil, son los siguientes: La adopción solo puede ser realizada por dos personas que sean matrimonio o pareja de hecho. Uno de los dos adoptantes ha de tener, al menos, 25 años de edad. Adoptante y adoptado deben tener una diferencia que edad que oscile entre los 16 y los 45 años. Están incapacitadas para adoptar hijos aquellos matrimonios homosexuales en la que uno de los miembros del mismo no puedan ejercer como tutor. Si uno de los adoptantes tiene retirada la capacidad de la tutela, no puede realizarse la adopción. ¿Qué personas no pueden ser tutoras? Cualquiera de los siguientes: Las que, por resolución judicial, estuvieran privados o suspendidos en el ejercicio de la patria potestad o total o parcialmente de los derechos de guarda y educación. Los que hubieran […]

Seguir leyendo

Derecho de familia

Las capitulaciones matrimoniales

El matrimonio no solo produce efectos personales entre los cónyuges. También produce efectos económicos. Dichos efectos económicos vienen regulados y fijados por ley. Las normas que fijan dichos efectos pueden ser de dos tipos: imperativas (no pueden modificarse) y supletorias. Las normas supletorias relativas a los efectos económicos del matrimonio pueden ser modificadas por los cónyuges de manera voluntaria mediante lo que se conoce como capitulaciones matrimoniales. Las capitulaciones matrimoniales son, en esencia, un tipo de contrato firmado por los cónyuges antes o después del matrimonio y que sirven para, de acuerdo a las leyes y respetándolas en todo momento, fijar aquellas normas que deben regir la órbita económica del matrimonio. Para que las capitulaciones matrimoniales tengan validez deben realizarse en escritura pública. Para realizar dicha escritura, el Notario deberá asesorar de manera imparcial a los cónyuges. En dicho asesoramiento, el Notario deberá señalar cuál es la mejor manera de reflejar en las capitulaciones la voluntad de los esposos y deberá, también, señalar a éstos cuáles son los límites que marca la ley en lo referente a los efectos económicos del matrimonio. Una vez se hayan redactado y firmado las capitulaciones matrimoniales, éstas deben inscribirse en el Registro Civil. Dicha […]

Seguir leyendo

ceremonia ante notario
Derecho de familia

¿Cómo casarse ante Notario?

El 23 de julio de 2015 entró en vigor la Ley de Jurisdicción Voluntaria que permitía a los notarios celebrar matrimonios civiles. El matrimonio ante Notario se celebra siguiendo los siguientes pasos: Tramitación del expediente matrimonial. Celebración del matrimonio ante Notario. Inscripción del matrimonio en el Registro Civil. Veamos en qué consiste cada uno los pasos mencionados. Trámite del expediente matrimonial Para poder casarse ante Notario hay que tramitar con anterioridad lo que se conoce como expediente matrimonial. Para ello hay que dirigirse al Registro Civil correspondiente a la ciudad en la que se halle empadronado al menos uno de los novios/as. En la mencionada Ley de Jurisdicción Voluntaria se recoge la posibilidad de que el propio Notario pueda tramitar los expedientes matrimoniales, pero la entrada en vigor de esta posibilidad se ha venido prorrogando hasta el momento. La tramitación del expediente matrimonial por parte del Notario tendrá un coste, al contrario de lo que sucede con la tramitación del expediente matrimonial por parte del Registro Civil, que es gratuita. Para poder tramitar el expediente matrimonial, sea para casarse ante Notario o para casarse en el mismo Registro Civil o en un Ayuntamiento, deben presentarse los siguientes documentos: Fotocopia del […]

Seguir leyendo

la autotutela
Derecho de familia

La autotutela

El día a día nos marca la agenda y, a menudo, no nos deja pensar en el futuro. Inmersos en las ocupaciones diarias olvidamos que el futuro puede deparar a las personas (y, por tanto, a nosotros) situaciones vitales y personales muy complejas. Un accidente o una enfermedad pueden bastar para que nuestras capacidades personales queden claramente diezmadas y quedemos inhabilitados para tomar decisiones y, en ocasiones, incluso para desempeñar las tareas más básicas de la vida diaria. Patologías derivadas de la vejez, enfermedades degenerativas, accidentes graves… son muchas las circunstancias que pueden desposeernos de nuestra capacidad para gobernarnos. Llegadas a ese momento, las personas necesitamos ser cuidadas y que alguien vele por nuestros intereses. El ordenamiento jurídico, atendiendo a estas situaciones, ha desarrollado una serie de instituciones de derecho privado de familia orientadas a asegurar el cuidado y la atención a personas que se vean condenadas a vivir una situación de ese tipo. La autotutela sería una de esas instituciones. Por regla general, la persona que, debido al padecimiento de una enfermedad o la persistencia de una deficiencia de carácter físico o psíquico, no pueda gobernarse por sí misma, podrá, mediante sentencia judicial y en virtud de las causas […]

Seguir leyendo

Derecho de familia

El orden en los apellidos de los hijos

Uno de los primeros trámites que deben realizarse cuando una persona nace es inscribir a esa persona en el Registro Civil para, así, dar fe de su existencia civil. Al hacerlo, al recién nacido se le atribuyen unos nombres y unos apellidos y, de ese modo, se le individualiza e identifica. En España, a la persona se la inscribe con dos elementos que conforman el nombre de esa persona. El primero de esos elementos es el nombre propio. El nombre propio es escogido por los padres. El segundo elemento del nombre de la persona son los apellidos. Éstos se imponen por filiación y son dos, el paterno y el materno. Al imponer dos apellidos se evita en gran medida la homonimia y se consigue que la identidad del padre y de la madre quede, de alguna manera, reflejada en la del hijo. ¿En qué orden se inscriben los apellidos? En la antigua regulación, recogida en la Ley 11/1981, se otorgaba preferencia al apellido paterno sobre el materno. Así, cuando la filiación estaba reconocida por ambas líneas, la paterna y la materna, al hijo se le colocaba como primer apellido el primer apellido del padre y como segundo, el primero de […]

Seguir leyendo

Derecho de familia

El deber de alimentos entre parientes

En los artículos 142 y siguientes del Código Civil se regula lo que se conoce como el deber de alimentos entre parientes. En atención a dicho deber, una persona (el alimentante) está obligado a abonar una prestación o, en su defecto, a satisfacer de un modo directo las necesidades de una persona (alimentista) sólo por el hecho de que esta persona, con la que la primera guarda un vínculo familiar o de parentesco, se encuentra en una situación de necesidad. No encontrándose el alimentante en dicha situación de necesidad, el deber de alimentos entre parientes obliga a éste a “alimentar” al alimentista. Entrecomillamos la palabra alimentar porque cuando hablamos de alimentos dentro del ámbito del deber de alimentos entre parientes no estamos hablando de alimentos en el sentido estricto del término, sino de todo aquello que resulte indispensable para el sustento del alimentista, es decir, de educación, habitación, vestido, asistencia médica y, también, ocio. Éste último no aparece en el listado recogido por el Código Civil en los mencionados artículos en los que se regula el deber de alimentos entre parientes, pero ha sido considerado parte integrante del mismo por parte de la jurisprudencia que ha considerado que todo aquello […]

Seguir leyendo

Derecho de familia

Sobre la adopción nacional

Entre las formas de adquirir la filiación o pertenencia a una determinada familia, la adopción es una de las más importantes. Con carácter permanente, la adopción permite al adoptado convertirse a todos los efectos en hijo del adoptante. En toda adopción nacional debe intervenir el Estado, que debe preocuparse de que el interés del menor prevalezca sobre cualquier otro. Para que la adopción nacional sea efectiva debe ser instituida por un Juez. Él es el que determina si el adoptado puede seguir manteniendo vínculos con su familia natural, algo que sólo se da en casos excepcionales. Lo habitual es que, extinguido el vínculo entre el adoptado y la familia natural, desaparezca toda relación entre ellos. Requisitos para adoptar Para poder adoptar a un niño en España la familia adoptante debe cumplir una serie de requisitos. Entre los requisitos que deben cumplirse para que pueda realizarse una adopción nacional destacan los siguientes: No haber sido incapacitados. Es decir: estar en pleno ejercicio de los derechos civiles. Ser mayores de 25 años y tener al menos 14 años más que la persona adoptada. Si la adopción es solicitada por matrimonios o parejas de hecho de manera conjunta, bastará con que uno de […]

Seguir leyendo

Derecho de familia

La emancipación

Cuando hablamos de mayoría de edad estamos hablando de un estado civil por el que la persona adquiere plena independencia y capacidad de obrar. Con la llegada de la mayoría de edad se extingue la patria potestad. En España, y según se recoge en el artículo 315 del Código Civil, la mayoría de edad se adquiere, salvo en los casos en los que la persona sea declarada incapaz, a los 18 años. Mientras se es menor de edad, el menor se halla en un estado civil caracterizado por la sumisión y dependencia de dicho menor respecto a las personas que, bien sean sus padres, bien sus tutores, ejercen sobre él la patria potestad. Estas personas son las que ejercen la representación del menor. Estos representantes serán los que concederán el consentimiento necesario para que los menores puedan realizar determinados actos. Cuando hablamos de emancipación estamos hablando de un estado civil que permite al mayor de 16 años y menor de 18 disponer de su persona y de sus bienes como si fuera mayor de edad. La emancipación no implica que el emancipado pueda realizar todos los actos que realiza un mayor de edad. Un emancipado no puede, por ejemplo, pedir […]

Seguir leyendo