Navegando Etiqueta

deudas

Impagados y deudas

El embargo: bienes embargables y bienes inembargables

Entre las estadísticas que quedan tras cada crisis económica y que pueden dar cuenta de la intensidad de la misma figura la de los embargos realizados. Preventivos o ejecutivos, los embargos tienen como finalidad el saldar con ellos una obligación ya declarada (en el caso de los primeros) o el salvaguardar el cumplimiento de una futura y previsible resolución (en el caso de la segunda). El embargo como tal es una declaración judicial en la que se señalan los bienes que van a utilizarse para saldar la deuda pendiente o para saldar la deuda que se prevé el embargado deberá satisfacer tras la finalización del juicio. ¿Cómo se conocen los bienes del embargado? Antes de realizar la declaración de embargo pueden darse diversas circunstancias: Que el demandante señale en la demanda una serie de bienes que, siendo de la propiedad del demandado, sean suficientes para saldar la deuda. En este caso será el Secretario Judicial (ahora Letrados de la Administración de Justicia) quien señale exactamente qué bienes de entre ellos serán los finalmente embargados. Que el demandante ignore los bienes del demandado. En este caso deberán acordarse medidas de investigación o localización de dichos bienes y el Letrado de la […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El juicio monitorio

De entre los procesos civiles especiales hay uno especialmente orientado a conseguir el pago de deudas dinerarias sean del importe que sean. Ese proceso es el proceso monitorio y su finalidad es la obtención de un título de ejecución para hacer efectivo el cobro de una deuda. El proceso monitorio tiene una gran ventaja sobre otros tipos de juicios: su rapidez a la hora de solucionar los conflictos. Esa rapidez se hace efectiva cuando no se discuten los hechos de la pretensión, es decir: cuando el deudor reconoce la deuda reclamada. El juicio monitorio es, también, aquel procedimiento del que se sirven las Comunidades de Propietarios para reclamar el pago de las deudas contraídas por algún propietario de un inmueble de la Comunidad con las misma. La deuda a reclamar mediante el juicio monitorio debe ser una deuda dineraria, líquida, determinada, vencida, exigible y que pueda ser acreditada documentalmente. Si la deuda no puede ser acreditada mediante los documentos exigidos por la ley para el proceso monitorio, la reclamación del pago de la misma deberá realizarse mediante la incoación de un juicio verbal. Para iniciar un juicio monitorio no es preciso el uso de Abogado ni de Procurador siempre que […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

Los registros de morosos

Los registros de morosos, registros de impagados o registros de morosidad son aquellos ficheros en los que se recogen los incumplimientos de obligaciones monetarias de titularidad privada. Estos ficheros son de titularidad privada y están a disposición de todas aquellas entidades o particulares que tengan contratado un servicio con el Registro. Dicho servicio permite a estas entidades y particulares saber si un posible cliente tiene o no pagadas sus deudas. Los registros de morosos o listas de morosos más famosas de España son las siguientes: ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito). Creado en 1967 y gestionado por Equifax, ASNEF es el registro de morosos más representativo de España. Equifax recopila y actualiza cada día los datos proporcionados por más de 270 entidades entre los que figuran desde entidades financieras de crédito hasta aseguradoras o compañías de gas, telefonía, electricidad, etc. RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas). Este registro de morosos recoge información sobre impagos y deudas iguales o superiores a los 300 euros de las personas jurídicas. ¿Quién proporciona los datos recogidos en esta lista? Fundamentalmente, los bancos y entidades financieras. CIRBE (Central de Información de Riesgos). Esta base de datos pertenece al Banco de España y en ella […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El acto de conciliación en la reclamación de impagos

Cuando se habla de reclamación de impagos siempre se suele hablar de la necesidad de intentar un acto de conciliación que evite el tener que llegar a juicio. Las tres ventajas principales del acto de conciliación son su sencillez, su agilidad y su gratuidad. Lo que se persigue con el acto de conciliación en la reclamación de impagos es un pacto entre el deudor y el acreedor. Alcanzar un acuerdo negociado entre las dos partes es, pues, el objetivo principal del acto de conciliación. Solicitud del acto de conciliación El acto de conciliación es un acto de carácter voluntario y no exige la intervención ni de Abogado ni de Procurador. Para instar al acto de conciliación basta con que el acreedor presente un escrito en el Juzgado de Primera Instancia o Juzgado de Paz que corresponda al domicilio del demandado siempre que éste sea una persona física. Si, por el contrario, el deudor es una persona jurídica, el acreedor podrá instar al acto de conciliación para reclamación de impagos en el Juzgado de Primera Instancia de su población. Para poder hacerlo, el deudor deberá tener en la misma una delegación, sucursal u oficina abierta al público. El escrito que el […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

La letra de cambio

Se conoce con el nombre de títulos cambiarios a una serie de documentos mercantiles caracterizados por contener una declaración unilateral de una persona física o jurídica por la que, a través de ese documento, se obliga a realizar una prestación económica determinada a favor de otra persona física o jurídica que es la tenedora legítima (y está identificada como tal) del citado documento. La literalidad es una de las características principales de los títulos cambiarios. Es decir: lo que se recoge en el mismo marca los derechos que el tenedor adquiere y determina las obligaciones que el deudor contrae. Los tres principales títulos cambiarios son las letras de cambio, los cheques y los pagarés. En este post repasaremos las características fundamentales de la letra de cambio. La letra de cambio En la letra de cambio una persona, el librador de la misma, ordena a otra, que es el librado, el pago de una determinada cantidad de dinero en una fecha determinada que recibe el nombre de fecha de vencimiento. El pago de la letra de cambio puede realizarse al librador o a una tercera persona (beneficiario, tomador o tenedor) a la que aquél le haya endosado la letra de cambio. […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

El juicio cambiario

El juicio cambiario es, fundamentalmente, un instrumento en manos de un acreedor para, en última instancia y tras haberlo intentado por la vía amistosa, intentar cobrar una deuda. Mediante el juicio cambiario, el acreedor podrá reclamar judicialmente al deudor el pago de una deuda que esté documentada por lo que se conocen como títulos cambiarios y que son, fundamentalmente, el cheque, la letra de cambio y el pagaré. La existencia del título cambiario es fundamental pues deberá presentarse con la demanda y, por tanto, la posibilita. Sin la existencia de un título cambiario no puede existir juicio cambiario. Regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil en el Libro IV, dedicado a los procesos especiales, y en los artículos 819 a 827, el juicio cambiario se celebrará en el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del demandado. Si los deudores denunciados en base al mismo título fueran varios, será competente para juzgar el litigio el Juzgado de Primera Instancia del domicilio de cualquiera de los denunciados. El juicio cambiario, que está caracterizado por su sumariedad (se tramita con mayor agilidad que los juicios normales y no entra a conocer cuestiones ajenas al caso específico que se juzga) exige la representación por […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

Consejos para cobrar impagados

El problema de los impagados siempre ha existido. Es tan antiguo como antiguos son los negocios. Siempre ha existido quien elude el compromiso de satisfacer las deudas contraídas bien sea por un problema económico circunstancial, bien con ánimo defraudador. Cuando llegan las épocas de crisis, los impagados se multiplican de manera importante, lo que tiene un efecto letal sobre la economía. Y es que la acumulación de impagados acaba convirtiéndose en una inmensa bola de nieve que, rondando, rodando, se lleva por delante a un montón de empresas que, produciendo a un ritmo normal y viendo drásticamente reducidas las posibilidades de crédito por efecto contagiosamente nocivo de la misma crisis, se ven obligadas a bajar la persiana. ¿Qué hacer para reducir la posibilidad de que esos impagados se produzcan y para, en caso de que se hubieran producido, poder cobrarlos? Ante todo, y para tener la autoridad moral y jurídica suficiente para poder reclamar un impagado, es imprescindible el haberse ajustado a la legalidad a la hora de realizar una venta. Para ello, nada mejor que emitir la factura no sólo ajustada a derecho sino también respetando las condiciones de compra pedidas por el deudor. Algo que un empresario debe […]

Seguir leyendo

Derecho Mercantil

El concurso de acreedores

El concurso de acreedores debe ser entendido como un instrumento jurídico en manos del empresario para solventar sus problemas de liquidez. Viendo que no podrá hacer frente a los pagos con sus acreedores, el empresario, con la ayuda de Abogado y representado por Procurador, puede interponer el concurso de acreedores. Para que sea aceptado el concurso de acreedores debe existir un estado de insolvencia por parte de la empresa. Esa insolvencia puede ser actual (el deudor no puede cumplir sus obligaciones) o inminente (el deudor prevé que no podrá cumplir en un inmediato futuro esas obligaciones). Conocida la insolvencia por parte del deudor, éste dispone de dos meses desde la fecha de tal conocimiento para solicitar la declaración de concurso de acreedores. La ley obliga a la presentación del concurso de acreedores antes de dos meses de que la empresa sea insolvente cuando la empresa no disponga de bienes suficientes para atender una ejecución de embargo, o se hayan realizado embargos que afecten de manera general a su patrimonio o haya incurrido en situaciones de impago durante tres meses de las obligaciones tributarias o de cuotas a la Seguridad Social. Tipos de concursos de acreedores El concurso de acreedores es […]

Seguir leyendo

Impagados y deudas

¿Cómo reclamar una deuda?

Si algo tienen las crisis es que realizan un efecto multiplicador tremendamente pernicioso sobre el número de morosos existentes en la economía. Las tasas de morosidad se disparan y los acreedores sin experiencia como tales se enfrentan a la incertidumbre de no saber qué hacer para reclamar una deuda. Intento de acuerdo En primer lugar, lo más aconsejable a la hora de reclamar una deuda es ponerse en contacto con el deudor antes de recurrir a la Justicia. Intentar ponerse de acuerdo con el deudor para procurar llegar a un acuerdo debe ser, en todo caso, preceptivo. Antes de este paso es necesario reunir toda la información que haga referencia al servicio a cobrar. Una documentación correcta ayudará a exigir el pago de lo adeudado. También ayudará a ese fin (y a no dar palos de ciego) el conocer el estado de liquidez del deudor, sus antecedentes como tal, la trayectoria de colaboración con el acreedor, etc. Para resultar más disuasivo a la hora de reclamar una deuda puede resultar de gran ayuda el hecho de que se acuda acompañado de un abogado. La presencia de éste debe ayudar a que el moroso constate la decisión del acreedor de apurar […]

Seguir leyendo