677 00 00 **

Blog

7Mar, 16
legitima

Se conoce con el nombre de legítima a aquella porción de bienes de las que el testador no puede disponer libremente, ya que la ley la reserva para los herederos forzosos, salvo si alguno de éstos hubiera sido desheredado.

Los herederos forzosos de un fallecido son (por este orden): los hijos y descendientes, los padres del fallecido (si no hay hijos) y el viudo o viuda.

Al fallecer, los bienes de una persona se dividen en tres tercios. Uno de esos tercios es el tercio de legítima. Los otros dos, los de mejora y de libre disposición. El tercio de mejora puede emplearse para favorecer en especial a alguno de los hijos o descendientes. Si no se dispone sobre él, se entiende que se utiliza para incrementar globalmente la cuantía de la legítima.

Para fijar el valor de la legítima se usa el valor de los bienes que queden en el momento del fallecimiento del testador deduciendo de ese importe las cargas y gravámenes, es decir, las deudas pendientes de pago, las hipotecas o los créditos pendientes de saldar, etc.

La cuantía de la legítima, por su parte, variará dependiendo del número de herederos que concurran a la herencia. Dentro de ella, se pueden distinguir tres tipos: la del cónyuge viudo, la de hijos y descendientes, y, finalmente, la de padres y ascendientes.

Legítima de los hijos y descendientes

La legítima de los hijos está compuesta por los 2/3 de los bienes del padre o madre fallecidos. Eso no quiere decir, necesariamente, que todos los hijos participarán de esos 2/3. Si el testador ha decidido reservar el 1/3 de mejora para mejorar a uno o varios de sus hijos, será sólo el 1/3 de la legítima lo que será accesible para todos los hijos. Si no se indica nada, entonces sí se destinarán los 2/3 de la legítima a los hijos.

El tercio restante de la herencia, el de libre disposición, puede, tal y como su propio nombre indica, emplearse por el testador a su antojo. Si no se indicara nada sobre él y no hay indicación alguna de mejora particular para ninguno de los hijos, toda la herencia se dividirá a partes iguales entre los hijos.

Legítima de los padres y ascendientes

Los padres heredarán de su hijo fallecido solamente si el fallecido no tiene hijos o descendientes. La legítima de los padres asciende a la mitad de la herencia. La otra mitad de la misma es de libre disposición para el testador. Puede legarla a quien desee. Si no especifica nada especial en el testamento, los padres heredarán todo el caudal hereditario.

En caso de que el fallecido estuviera casado, la legítima de los padres ascendería sólo hasta 1/3 de la herencia.

La legítima de los padres se hereda entre ambos por igual. Si uno ha fallecido, el otro hereda toda la legítima.

Si no hay padres, heredan los abuelos, paternos y maternos, a partes iguales. Si concurren ascendientes de grado diferente (abuelos y bisabuelos, por ejemplo), hereda el de grado más cercano al fallecido/a.

Legítima del cónyuge viudo

La Ley determina que cuando se produce el fallecimiento, si el cónyuge no se encuentra separado o lo estuviese por culpa del fallecido, la legítima del viudo consistirá en:

  • -El usufructo del tercio de mejora si hay hijos y descendientes comunes.
  • -El usufructo de la mitad de la herencia si no hay descendientes comunes pero sí viven los ascendientes.
  • -El usufructo de la mitad de la herencia si concurre con hijos del fallecido no comunes y concebidos durante el matrimonio.
  • -El usufructo de los dos tercios de la herencia si no hay ascendientes ni descendientes.

En estos supuestos los herederos pueden optar por satisfacer al cónyuge viudo su parte de usufructo asignándole una renta vitalicia, un determinado importe o atribuyéndole en propiedad determinados bienes.

La herencia en Catalunya

El Derecho Civil catalán presenta ciertas características que lo hacen diferente en relación con el Derecho Civil común español. Para empezar, en Catalunya los legitimarios son, en primer lugar, los hijos y descendientes.

Si no existe testamento, o sea, si se produce una situación de sucesión intestada, el Codi de Successions de Catalunya determina el orden de los herederos. El orden de suceder, en este caso, sería el siguiente: 1º, los hijos; 2º, el cónyuge o la pareja de hecho; 3º, los ascendientes; 4,º los hermanos y familiares hasta cuarto grado, y 5ª, la Generalitat de Catalunya.

Como vemos, el cónyuge tiene, en la legislación testamentaria catalana, un papel más importante que el que juega en el Derecho común español. En Catalunya, el cónyuge hereda antes que los padres y ascendientes. Concurriendo con descendientes, el cónyuge tiene derecho al usufructo de toda la herencia.

La institución del heredero es necesaria en todo testamento catalán. La tradición rural, que procuraba evitar la disgregación de las propiedades agrícolas, ha hecho que al hereu designado le correspondan todos los bienes. Lo habitual, sin embargo, es que en el testamento los cónyuges se aseguren el usufructo universal y leguen su patrimonio a los hijos.

Otra de las modalidades particulares de testamento que recoge el Derecho Civil catalán en los aspectos referentes a herencias es el llamado testamento con fiducia. En éste, el testador instituye heredero al descendiente que el consorte sobreviviente elija entre los hijos comunes. Así, el papel y la autoridad del viudo o viuda sale reforzada.

Tags: , , ,

No Comments

Comments are closed.