677 00 00 **

Blog

20Oct, 15
reagrupacion familiar

¿Qué se entiende por reagrupación familiar? Fundamentalmente, el procedimiento mediante el cual un extranjero residente en España puede reunirse con sus familiares más cercanos que se encuentren en un país extracomunitario.

Para que la reagrupación familiar pueda realizarse, el extranjero que, residiendo en España, quiera reunirse con sus familiares, deberá solicitar la correspondiente autorización de residencia temporal.

Los requisitos a cumplir por el extranjero residente en España para poder realizar la solicitud de reagrupación familiar son los siguientes:

  • No ser ciudadano de un Estado de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o Suiza.
  • No encontrarse irregularmente en territorio español.
  • Carecer de antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia por delitos existentes en el ordenamiento jurídico español.
  • No tener prohibida la entrada en España.
  • Tener asistencia sanitaria, bien sea del régimen de la Seguridad Social, bien de un seguro privado de enfermedad.
  • No tener ninguna de las enfermedades que puedan tener repercusiones de salud pública graves.
  • No encontrarse dentro del plazo de compromiso de no retorno a España.

A estos requisitos que la normativa impone a la hora de poder solicitar la reagrupación familiar hay que añadir tres que son de especial importancia. El primero de ellos hace referencia al tiempo de residencia en España del solicitante. El segundo se centra en los ingresos con los que cuenta el solicitante de la reagrupación familiar. El tercero se refiere a su vivienda.

El reagrupante, indica la ley, deberá haber residido en España durante un año como mínimo y haber obtenido autorización para residir por, al menos, otro año. Para reagrupar a los ascendientes el solicitante deberá ser titular de una autorización de larga duración o larga duración-UE (cinco años como mínimo).

El solicitante de la reagrupación familiar debe, además, tener medios económicos suficientes para atender las necesidades de la familia. Para contabilizar dichos medios, pueden computarse los ingresos aportados por el cónyuge, pareja u otro familiar en línea directa y de primer grado residente en España y que conviva con el solicitante. No son computables, aquí, los ingresos provenientes del sistema de asistencia social. En total, se exige una cantidad mensual que ascienda al 150% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

Dicha cuantía puede ser reducida en diversas circunstancias. Si el familiar reagrupable es menor de edad y se dan una serie de circunstancias excepcionales que aconsejan su reagrupamiento, por ejemplo, se podrá reducir dicha cantidad mensual. También se podrá reducir por razones humanitarias, en supuestos individuales, y siempre a partir de un informe favorable a la reducción realizado por la Dirección General de Inmigración.

Las copias del contrato de trabajo y la declaración de renta, en el caso de los trabajadores por cuenta ajena, y la acreditación de la actividad que desarrolla y la declaración del IRPF correspondiente al año anterior de los trabajadores por cuenta propia, así como las certificaciones bancarias correspondientes, serán los medios de prueba a utilizar para acreditar los medios económicos de que se disponen para hacer económicamente viable la reagrupación familiar.

En referencia a la vivienda del reagrupante, la ley determina que éste debe disponer de una vivienda adecuada. La acreditación de la existencia de dicha vivienda adecuada deben realizarla los órganos competentes de la Comunidad Autónoma mediante un informe que debe emitirse en un plazo de 30 días desde su solicitud. Si en dicho plazo no se hubiera emitido el informe, el reagrupante deberá presentar una documentación en la que se señalen las condiciones de habitabilidad y equipamiento, el número de habitaciones, el título que habilite para la ocupación de la vivienda (contrato de alquiler, escrituras…), el uso al que se destina cada una de las dependencias de la vivienda y el número de personas que la habitan.

¿Quién puede ser reagrupado?

Una vez cumplidos los requisitos necesarios para solicitar la reagrupación familiar, hay que plantearse qué familiares son susceptibles de ser reagrupados. Según determina la ley, los familiares que pueden ser reagrupados son los siguientes:

  1. El cónyuge o persona con la que el solicitante de la reagrupación mantenga una relación afectiva análoga a la conyugal.
  2. Los hijos del residente en España y de su cónyuge. Se incluyen aquí los adoptados (siempre que sean menores de edad) y las personas con discapacidad. En el caso de los hijos adoptivos deberá acreditarse que la resolución de otorgamiento de la adopción reúne los elementos de legalidad suficientes como para producir efectos en España.
  3. Los menores de edad y los mayores de edad que, encontrándose bajo la representación legal del residente y solicitante, no puedan atender a sus propias necesidades por motivos de salud.
  4. Los ascendientes en primer grado del solicitante y de su cónyuge cuando se encuentren a su cargo, tengan más de 65 años y existan razones que justifiquen la necesidad de autorizar su residencia en España. Excepcionalmente podrán reagruparse a ascendientes menores de sesenta y cinco años cuando concurran razones de carácter humanitario. ¿Qué se entiende por razones de carácter humanitario? Por ejemplo, que el ascendiente viviera con el solicitante en el país de origen. O que no sea capaz de proveer sus propias necesidades. O cuando el ascendiente sea incapaz y esté tutelado por el reagrupante o su cónyuge o pareja. O cuando se presentan conjuntamente las solicitudes de los ascendientes cónyuges y uno de ellos es menor de sesenta y cinco años.

Solicitud de la reagrupación familiar

Las solicitudes deben cursarse ante la Oficina de Extranjería de la provincia en la que resida el solicitante. En un plazo de 45 días contados a partir del día siguiente a la fecha en que haya tenido entrada en el órgano competente para tramitarlas deberá dictarse una resolución. Si no se dicta resolución en ese plazo, se entenderá que la solicitud ha sido desestimada por silencio administrativo.

Si la solicitud de reagrupación familiar es contestada positivamente, el reagrupado deberá solicitar personalmente el visado en la misión diplomática u oficina consular del lugar en el que resida. Dispondrá, para ello, de un plazo de dos meses. En los dos meses siguientes a la solicitud del visado, la misión diplomática u oficina consular deberá notificar la concesión. Notificada, el reagrupado deberá recoger personalmente su visado en otro plazo de dos meses. Recogido, el reagrupado podrá entrar en España. Deberá hacerlo en el plazo de vigencia del visado. Ese plazo no será superior a tres meses. Tras entrar en España, el reagrupado tendrá un mes de plazo para solicitar su Tarjeta de Identidad de Extranjeros en la Oficina de Extranjería o en la Comisaría de Policía pertinente.

¿Hasta qué fecha tiene vigencia la autorización de residencia para el reagrupado? Hasta la misma fecha de vigencia de la autorización de que sea titular el reagrupante en el momento de la entrada del familiar en España.

Tags: ,

No Comments

Comments are closed.