Uno de los mayores problemas a los que debe enfrentarse el propietario arrendador de viviendas y/o locales comerciales es el de la morosidad en el pago de las rentas. Pese a las modificaciones incluidas en 2013 en la Ley de Arrendamientos Urbanos, los procedimientos de desahucio no son todo lo rápidos que los propietarios desearían y los desalojos de inquilinos morosos se demoran más de lo que sería deseable. Así, algo que debería quedar resuelto en pocas semanas necesita del transcurso de varios meses para su resolución. Una rápida respuesta y el asesoramiento jurídico profesional de nuestro equipo de abogados especialistas en derecho inmobiliario multiplica las probabilidades de cobro y acelera los trámites para que el desalojo del inquilino moroso se haga efectivo.

Del mismo modo, y teniendo en cuenta las inversiones y desinversiones inmobiliarias, ofrecemos asesoramiento en inversiones patrimoniales y redactamos y negociamos todo tipo de contratos inmobiliarios y de arrendamiento proporcionando un servicio completo de asesoría jurídica en el ámbito del alquiler de pisos o locales comerciales y en el de la compra/venta inmobiliaria.

Entre los numerosos y diversos servicios que le podemos ofrecer en asuntos inmobiliarios y de arrendamiento, destacamos los siguientes:

  • Localización de pisos, edificios o locales.
  • Asesoramiento y gestión en modificaciones subjetivas.
  • Resoluciones del derecho del arrendador.
  • Resolución de contratos arrendatarios e inmobiliarios.
  • Asesoramiento en revisiones y aumentos de la renta, otros pagos y derechos y obligaciones del arrendador.
  • Procedimientos judiciales de desahucios.
  • Estudio económico de los costes de inversión.
  • Rentabilidad de alquileres.
  • Asesoramiento en los asuntos fiscales del arrendamiento.
  • Rentabilidad de alquileres y estudio de financiación adecuada.

Abogados especialistas en Derecho Inmobiliario

 

Caso real de Reclamación por impago de alquileres

Joan B.P. es propietario de un local comercial en la calle Mallorca, en pleno Eixample barcelonés. Hace unos años, Joan B.P. firmó un contrato de arrendamiento del local con Enrique V.M., empresario dedicado a la venta de material de papelería. Durante estos años, Enrique V.M. satisfizo puntualmente las rentas del alquiler del citado local. La crisis hizo, sin embargo, que el arrendatario dejara de pagar el alquiler. Joan B.P., tras solicitar reiterada y verbalmente el pago de las cuotas adeudadas al arrendatario, decidió ponerse en contacto con Barnabogado.

En Barnabogado le aconsejamos la reclamación del pago de las rentas por escrito. Al no haber hecho uso el arrendatario en momento alguno de la posibilidad de enervar la acción judicial, y estando decidido el propietario a no permitir la permanencia del arrendatario en el local, nos asegurábamos mediante la presentación de esa reclamación de que el inquilino no pudiera enervar la acción pagando las cuotas y rentas adeudadas.

Pasado el plazo pertinente desde la reclamación por escrito del pago de las rentas, y no habiendo obtenido respuesta por parte del arrendante, Barnabogado aconsejó al propietario la presentación de la demanda judicial por impago de alquileres. En la misma, solicitamos el pago de las rentas adeudadas señalando explícitamente, y tras habernos informado de las posibilidades reales de pago que podía tener el demandado, que se aceptaba una condonación parcial de la deuda si el inquilino se comprometía a desalojar el local objeto del litigio en un plazo no superior a un mes.

Informado el demandado sobre este punto, reiteró la imposibilidad de hacer frente ni siquiera a ese importe, proponiendo, por su parte, abandonar de inmediato el local si el demandante aceptaba una condonación total de la deuda.

No aceptando nuestro cliente dicho trato, se siguieron todos los trámites judiciales pertinentes, tuvo lugar el juicio y, una vez decretado el desahucio y no habiendo sido realizado en el plazo establecido por el inquilino deudor, se procedió al lanzamiento del mismo, recuperando así nuestro cliente el uso del local del que es propietario y una parte de lo adeudado tras ser vendido en subasta pública parte del material de papelería existente en la papelería en el momento del lanzamiento.

Conflictos con arrendatarios

 

¿Qué hace un abogado inmobiliario?

Un abogado inmobiliario tiene una función capital: la de servir de guía para su cliente en la realización de cualquier operación inmobiliaria (compra-venta, alquiler, etc.) para que ésta cumpla en todo momento con la legalidad vigente. A tal efecto, el abogado de Derecho Inmobiliario supervisa todos los aspectos jurídicos del inmueble que va a comprarse o venderse o que se va a poner en arriendo.

Entre las funciones de un abogado de vivienda podemos destacar las siguientes:

  • Estudio de la situación del inmueble: cargas y gravámenes, estado de la construcción, situación urbanística, registro, etc.
  • Asesoramiento en documentos, papeleo, contraros, reclamaciones, informes periciales, etc.
  • Resolución de disputas urbanísticas relativas al inmueble.
  • Asesoramiento en procedimientos judiciales relativos al inmueble: desahucios, separaciones y divorcios, indemnizaciones por incumplimiento de contrato, etc.
  • Asesoramiento en herencias, hipotecas, conciliaciones, etc.

Siendo siempre recomendable la colaboración profesional de un asesor inmobiliario, la contratación de un letrado especializado en temas de vivienda se hace especialmente necesaria en aquellos casos en las que las operaciones son especialmente inseguras y complicadas.

En situaciones en las que existen viviendas deterioradas o con problemas de titularidad, inmuebles con situaciones urbanísticas complejas o en las que se dan conflictos contractuales, la asistencia letrada de un abogado inmobiliario se hace imprescindible.

Abogado inmobiliario

 

¿Qué hacer si un inquilino no paga el alquiler?

El mercado de pisos de alquiler es muy amplio. Son muchos los inmuebles en alquiler que hay en nuestro país y muchas las situaciones en las que los propietarios de los pisos en arriendo se deben a enfrentar a situaciones en las que el inquilino no hace frente al pago de las rentas. ¿Cómo actuar en esos casos?

Nuestra primera recomendación es, siempre, la de contar con el asesoramiento legal de un experto en la materia. Conocer las leyes que atañen al alquiler inmobiliario es fundamental para saber cómo hacer una reclamación por impago de rentas.

Lo primero que cualquier asesor inmobiliario recomienda en estos casos es intentar contactar con el inquilino para reclamar el pago. Si el inquilino no respondiese, debería reclamársele el pago de las rentas de arrendamiento adeudadas utilizando algún medio que sirviese como prueba legal. Esos medios podrían ser un burofax, un mensaje enviado a través de Notario o un acto de conciliación judicial. Si tras este paso el inquilino siguiese sin pagar lo adeuado, se debería recurrir a la vía judicial.

Llegados a este punto, el propietario puede optar por tres caminos. Uno de ellos consiste en reclamar lo adeudado. Otro en solicitar el desahucio por impago. El tercero consistiría en la suma de los dos anteriores. El consejo que suelen dar los abogados especializados en Derecho Inmobiliario es el de buscar la resolución del contrato de alquiler y recuperar, así, el inmueble.

Los desahucios se resuelven en un juicio verbal. A este tipo de procedimiento, las partes deben contar con abogado y procurador.

Antes de iniciarse el juicio, el inquilino tiene la posibilidad de pagar lo adeudado mediante un depósito notarial o en el Juzgado. Al mismo tiempo, y para acelerar la resolución del conflicto, el propietario acreedor puede perdonar una parte o el total de la deuda imponiendo la condición de que el inquilino abandone la vivienda en el plazo que se hubiese pactado.

Quienes tengan pisos para alquilar y quieran evitarse, en la medida de lo posible, este tipo de problemas, deben tomar una serie de medidas. Entre ellas destacamos las siguientes:

  • Comprobar la indentidad el inquilino y su solvencia. Para ello pueden solicitarse las copias de dos nóminas.
  • Reclamar una fianza de, al menos, una mensualidad.
  • Reclamar algún tipo de garantía complementaria. Esta garantía adicional no puede ser superior a dos mensualidades de renta.
  • Solicitar un aval personal privado. En este caso se recomiendo comprobar la solvencia del avalista.
  • Contratar un seguro de impago que sirva para cubrir el impago del alquiler, los gastos de desahucio y los desperfectos causados en la vivienda.
    • Contar con asesoramiento legal ayuda a dar tranquilidad en las operaciones de arrendamiento.

      Desahucio

       

      Contacte con Barnabogado

      Si necesita asesoramiento legal sobre estas cuestiones, puede contactar con nosotros por teléfono (número de pago 902), escribirnos un mail, enviarnos un Whatsapp o un rellenar nuestro formulario:.

        Formulario de contacto

        Nombre (requerido)

        E-mail (requerido)

        Su teléfono

        Asunto

        Mensaje

        Nuestro despacho profesional está ubicado en Barcelona pero realizamos consultas online a precios muy competitivos. Además tenemos abogados asociados por ciudades de toda España como por ejemplo: Madrid, Valencia, Alicante, Sevilla, Málaga, Zaragoza, La Coruña, Vigo, Murcia, Palma de Mallorca, Bilbao, Valladolid, Asturias, etc que ofrecen servicios baratos y económicos al alcance de cualquier persona.

        Whatsapp
        648134811
        ventas@coches-alemania.pro

        Asesoramiento inmobiliario