677 00 00 **

Servicios

codigo-penal-penalistas

Abogados para Asuntos de Índole Penal

Inocente o culpable

Equipo de abogados con amplia experiencia en Derecho Penal puestos al servicio de acusación o defensa

abogados-delitos-penalesUn proceso penal insuficientemente trabajado por parte de los abogados encargados de la acusación o la defensa puede acarrear graves consecuencias tanto para la vida del cliente como para la de sus seres queridos. Para casos de esta dimensión y trascendencia vital se precisa en todo momento del asesoramiento y de la defensa jurídica proporcionada por abogados serios y profesionales, con una amplia experiencia en este tipo de procedimientos judiciales y preparados para llevar todo tipo de casos con la mayor profesionalidad posible.

Es por eso que, en Barnabogado, y con el objetivo de atender a nuestros clientes con la mayor garantía jurídica posible, ofrecemos un amplio equipo de abogados de Barcelona enteramente profesionales y con una gran formación y experiencia.

justicia

Dentro de los casos de índole penal en los que podemos asesorarle y ayudarle, destacan los siguientes servicios:
Cancelación de antecedentes penales.
Asistencia a los detenidos.
Redacción de querellas o denuncias.
Asistencia en juicios.
Recursos penales.
Asistencia legal a menores.
Solicitud de indultos.
Jurisdicción militar.

En cuanto a los delitos que asistimos con frecuencia, destacan los siguientes:
– Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico. Robos, estafas, apropiaciones indebidas, etc.)
– Delitos contra el Derecho del Trabajador.
– Delitos contra Hacienda y Seguridad Social.
– Falsedades.
– Delitos contra la libertad. (Detenciones ilegales, secuestros, amenazas, etc)
– Delitos contra la libertad e indemnidad sexuales. (Agresiones sexuales, abusos, acoso sexual, etc.)
Delitos de lesión.
– Delitos contra la Administración Judicial. (Falsas denuncias, falsos testimonios, quebrados de condena, etc.)
– Delitos contra las relaciones familiares. (Incumplimiento de custodias, abandono de familia, etc.)
Delitos contra la intimidad, derecho de imagen e inviolabilidad del domicilio.
– Delitos contra el honor. (Calumnias, injurias, etc.)
– Responsabilidad penal de menores.
– Delitos contra el Orden Público.
– Delitos informáticos. Desde amenazas hasta pornografía infantil, pasando por el robo y hurto electrónico. (Cualquier tipo de delito efectuado a traves de internet y aparatos electrónicos)

Un caso real

Gloria F.F. mantuvo durante tres años una relación sentimental con Fernando M.G. Durante ese tiempo, y en la privacidad de sus relaciones sexuales, realizaron fotografías y videos en los que aparecían desnudos y realizando el acto sexual. La ruptura sentimental hizo que Fernando M.G., despechado y con ansias de venganza, exhibiera en las redes sociales y utilizando el nombre de Gloria algunos videos en los que ella aparecía en actitud procaz, desnuda, realizando actos tales como masturbarse o realizar felaciones a quien (en ningún momento se ve el rostro) se supone que es Fernando.

Sintiendo vulnerado su derecho a la intimidad, Gloria se puso en contacto por Barnabogado para asesorarse y, en consecuencia, presentar una querella en el juzgado de instrucción.

Admitida a trámite y llevado a cabo el procedimiento, el Juez determinó que Fernando M.G. no había cometido delito alguno contra la intimidad de Gloria. Según razonó en la sentencia, hubiera existido delito si los videos hubieran sido exhibidos tras conseguirlos de manera fraudulenta, pero esos mismos videos le habían sido enviado a él por Whatsapp por la misma Gloria, lo que invalidaba el hecho de la vulneración del derecho a la intimidad.

Disconformes con la sentencia, recurrimos a la misma argumentando que el hecho de enviar privadamente a la pareja un video erótico no suponía autorización para que ese mismo video pudiera ser observado por personas ajenas a la pareja. El hecho de que junto a los videos el querellado hubiera puesto el número de teléfono de nuestra cliente la había obligado, tras recibir múltiples llamadas “subidas de tono”, a cambiar su número de teléfono, lo que le había ocasionado un sinfín de problemas.

Atendidos todos estos argumentos, finalmente Fernando G. fue condenado gracias a la presentación de nuestro recurso y desactivado el dominio de internet en el que aparecía la imagen de Gloria.