677 00 00 **

Servicios

herencias-testamentos

Abogados para Herencias y Testamentos

Me toca, no me toca

Asesoramiento legal en caso herencias y particiones de las mismas

abogados-para-testamentos-herenciasTarde o temprano, bien sea por la muerte de un familiar, bien por alguna otra cuestión, nos vemos inmersos, alguna vez en la vida, en cuestiones hereditarias. La complejidad de la normativa hereditaria y la de los trámites de partición ligados a ella acostumbran a desembocar en una serie de problemas que acaban complicando los trámites y gestiones de herencias y testamentos.

Con el fin de prever y evitar dichos problemas, es fundamental recurrir a un asesoramiento legal para gestionar todo el arduo papeleo en que desemboca la enrevesada normativa hereditaria. Al tratarse de un tema sensible y muy personal, comúnmente asociado a factores sentimentales, el cliente agradece que alguien se encargue en ese momento de toda la tramitación de herencia y de todo el papeleo que conlleva.

gestion-contable

En Barnabogado le asesoramos profesionalmente sobre todos los servicios relacionados con herencias y testamentos:
– Redacción de informes de herencia.
– Aceptación y reclamación de herencias familiares.
– Asesoramiento de la redacción de testamentos.
– Partición concertada de herencias.
Reclamaciones de legítimas y de legados.
Declaración de herederos.
– Fiscalidad y tributación en la materia sucesoria.
– Procesos y negociaciones judiciales en la partición de herencia.
Negociaciones extrajudiciales entre los herederos.

Un caso real

El padre de Raúl G.B., Alfonso G.C., murió hace cinco años. Cuando murió, Alfonso apenas tenía trato con sus hermanos y su relación con su padre (su madre y abuela de Raúl había muerto cuando él era pequeño) se limitaba a dos o tres llamadas telefónicas al cabo del año. El hecho de que el abuelo de Raúl comenzara a padecer Alzheimer hizo que esas llamadas telefónicas se espaciaran aún más hasta desaparecer.

El hecho de que Alfonso no pudiera ayudar ni por capacidad económica ni por posibilidad de desplazarse al lugar de residencia de su padre (Alfonso emigró cuando era joven y vivía en una Comunidad Autónoma distinta a su padre) hizo que su relación con sus hermanos acabara por deteriorarse.

Dos años después de morir Alfonso murió su padre, el abuelo de Raúl. Cuando murió, el abuelo no había hecho testamento ante notario, pero uno de sus hijos (Pedro, hermano de Alfonso y tío de Raúl) sostenía poseer un testamento ológrafo en el que se especificaba que él, Pedro, que había sido el encargado de cuidar del enfermo y asistirlo en su enfermedad, debía ser el único heredero de todos los bienes del difunto.

Raúl consideró que eso no se ajustaba a Derecho, que a él le correspondía la parte de la legítima correspondiente y que ese testamento ológrafo no tenía validez. Por ese motivo Raúl recurrió a Barnagobado para intentar asesorarse al respecto y actuar en consecuencia.

Barnabogado, en nombre de Raúl, y el resto de presuntos herederos iniciamos los trámites para aclarar el tema de la herencia. Presentado el documento ológrafo ante el Juzgado de Primera Instancia, se comprobó, tras el cotejo pericial de letra, que dicho documento había sido escrito verdaderamente por el difunto, por lo que la protocolización del mismo podía realizarse y, por tanto, considerarse como auténtico.

La reclamación que Barnabogado hizo sobre la capacidad mental del testador en el momento de redactar el documento (¿hasta qué punto el Alzheimer había hecho presa de él?) sirvió para que el Juez considerara que aquel testamento ológrafo no podía protocolizarse y, con ello, el reparto de la herencia del difunto se realizara siguiendo las reglas comunes del Derecho Común. Eso permitió que Raúl, nuestro cliente, recibiera su parte correspondiente de la legítima de su abuelo.