677 00 00 **

Blog

20Sep, 15
contratacion de familiares

A la hora de realizar contratos, los autónomos tienen muchas dudas sobre el tipo de contrato que pueden realizarse a padres, cónyuges o hijos. La contratación de familiares presenta legalmente unas peculiaridades que deben tenerse en cuenta para no incurrir en alguna ilegalidad.

Contratación del cónyuge

Por ejemplo, el cónyuge no puede ser contratado como trabajador o trabajadora por cuenta ajena. No se le puede contratar, pues, por el Régimen General. Sí se puede, sin embargo, ejecutar dicha contratación bajo la forma de Autónomo Familiar-Colaborador. El cónyuge debe incorporarse al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), debe darse de alta en la Seguridad Social como autónomo colaborador. Para ello, debe presentar el modelo TA0521/2 junto al DNI, el Libro de Familia y una copia del alta de Hacienda del trabajador autónomo. Una vez incorporado a la faena, el Autónomo Familiar-Colaborador está exento de hacer la declaración del IVA y el pago fraccionado del IRPF.

Contratación de los hijos

Los hijos, por el contrario, sí pueden ser contratados como trabajadores por cuenta ajena. Contratados de ese modo, los hijos cotizarían al Régimen General.

Para ser contratados como trabajadores por cuenta ajena, sin embargo, los hijos deberán ser menores de 30 años (independientemente de que exista convivencia o no) o, si son mayores de dicha edad, tener algún problema de discapacidad que les impida acceder al mercado laboral.

Si son mayores de 30 años, también pueden ser contratados por el Régimen General siempre que se rellene una declaración en la que se recoja el tipo de contrato, la categoría profesional del hijo, el salario, la jornada laboral, etc. En dicha declaración, que se debe presentar ante la Seguridad Social, debe manifestarse también el hecho de que el hijo es independiente económicamente del padre y vive en otra unidad familiar.

En el caso de contratar a los hijos por el Régimen General hay que tener en cuenta que el hijo no tendrá derecho al subsidio de desempleo excepto si se dan las circunstancias siguientes:

  • Se cotice por dicho concepto, y según el caso, entre el 5,5% y el 7,7%.
  • El hijo contratado pueda demostrar que es autónomo económicamente y no convive con el padre.
  • El hijo contratado tenga una relación laboral con su padre igual a la del resto de trabajadores de la empresa, esto es: que cumpla su horario de trabajo, que percibe su salario y se le expiden sus nóminas, etc.

El hijo también puede ser contratado como Autónomo Colaborador. Esta es una opción que siempre está disponible para que todos aquellos padres que quieran contratar a sus hijos en su empresa puedan hacerlo en caso de que no se cumplan los requisitos para poder contratarlos por el Régimen General.

Si el padre contrata al hijo como Autónomo Colaborador, podrá beneficiarse de una bonificación del 50% de la cuota de autónomos durante los 18 meses posteriores al alta. Para ello, debe cumplirse un único requisito: que el autónomo colaborador suponga una nueva alta.

Contratación de los padres

Para la contratación de los padres por el Régimen General deben cumplirse, en regla general, los mismos requisitos exigibles en la contratación de los hijos. Es decir: debe realizarse una declaración que recoja el tipo de contrato, la categoría, el centro de trabajo y el salario recibido, así como debe especificarse que el progenitor contratado es independiente económicamente y vive en una unidad familiar distinta que la del empresario contratante. Estos extremos pueden ser comprobados por la Administración (Inspección de Trabajo y Seguridad Social) mediante las inspecciones pertinentes.

Si, por cualquier circunstancia, los padres no pudieran ser contratados por el Régimen General, los hijos empresarios tendrán la posibilidad de contratarlos como Autónomo Familiar-Colaborador.

Tags:

No Comments

Comments are closed.