677 00 00 **

Blog

6Feb, 16
concurso de acreedores

El concurso de acreedores debe ser entendido como un instrumento jurídico en manos del empresario para solventar sus problemas de liquidez. Viendo que no podrá hacer frente a los pagos con sus acreedores, el empresario, con la ayuda de Abogado y representado por Procurador, puede interponer el concurso de acreedores.

Para que sea aceptado el concurso de acreedores debe existir un estado de insolvencia por parte de la empresa. Esa insolvencia puede ser actual (el deudor no puede cumplir sus obligaciones) o inminente (el deudor prevé que no podrá cumplir en un inmediato futuro esas obligaciones).

Conocida la insolvencia por parte del deudor, éste dispone de dos meses desde la fecha de tal conocimiento para solicitar la declaración de concurso de acreedores.

La ley obliga a la presentación del concurso de acreedores antes de dos meses de que la empresa sea insolvente cuando la empresa no disponga de bienes suficientes para atender una ejecución de embargo, o se hayan realizado embargos que afecten de manera general a su patrimonio o haya incurrido en situaciones de impago durante tres meses de las obligaciones tributarias o de cuotas a la Seguridad Social.

Tipos de concursos de acreedores

El concurso de acreedores es un instrumento jurídico que, desde la Ley Concursal 22/2003 de 9 de julio, sustituye a las formas anteriores de las quiebras y suspensiones de pagos.

Existen dos tipos de concursos de acreedores:

  • 1. El concurso de acreedores voluntario. Este concurso de acreedores es el que se da cuando la del deudor es la primera solicitud de concurso presentada.
  • 2. Concurso de acreedores necesario. Iniciado por los acreedores, la insolvencia debe ser actual. Este concurso de acreedores se puede instar ante la empresa matriz y/o ante el resto de empresas del grupo.

Fases del concurso de acreedores

En el concurso de acreedores intervienen un Juez de lo Mercantil, la Administración Concursal, el Ministerio Fiscal, la Junta de Acreedores y el Concursado o deudor. La Administración Concursal sustituye al interventor y está formada por un abogado, un auditor o economista y un representante de los acreedores nombrado por el Juez. La Administración Concursal es la encargada de elaborar el inventario de bienes, la lista de acreedores, evaluación de la propuesta de convenio, elaboración del plan de liquidación, presentación del informe de calificación y pago a los acreedores, entre otras funciones.

El concurso de acreedores consta de dos fases. Durante la primera se realiza una evaluación de la situación real de la empresa. Durante la segunda se realiza el convenio de acreedores o la liquidación de la sociedad.

El deudor puede realizar una propuesta de convenio de acreedores anticipada. Si los acreedores y el Juez la aceptan, esta propuesta permite agilizar los trámites del concurso de acreedores y finalizarlo antes.

El concurso de acreedores finaliza cuando se acredita el cumplimiento del convenio de acreedores. Si ese convenio no se cumple, se resolverá liquidar la empresa.

La liquidación de la empresa también tendrá lugar cuando no sea posible llegar a un acuerdo entre los acreedores o cuando al concursante le interese liquidar los bienes y pagar a los acreedores.

Si se llega a la situación de liquidación de la empresa el Juez decidirá si condena a los administradores al pago de todas las deudas o a la parte que no quede cubierta con los bienes del concurso. Si el Juez considera que hay culpabilidad en la gestión empresarial del deudor, éste puede ser inhabilitado por un período de entre dos y quince años para administrar otras empresas. En algunos casos, la pena puede llegar a ser de prisión.

Tags: , , , ,

No Comments

Comments are closed.