677 00 00 **

Blog

17Jul, 16
jurado popular

El artículo 125 de la Constitución española dice lo siguiente:

“Los ciudadanos podrán ejercer la acción popular y participar en la Administración de Justicia mediante la institución del Jurado, en la forma y con respecto a aquellos procesos penales que la ley determine, así como en los Tribunales consuetudinarios y tradicionales”.

En virtud de este artículo, y para que esa posibilidad de ejercicio de la acción popular por parte del ciudadano se pudiera hacer real, en 1995 se aprobó la que se conoce como Ley Orgánica del Tribunal del Jurado (LOTJ o Ley 5/1995).

La Ley del jurado en España está inspirada en el modelo anglosajón al que el legislador añadió varias correcciones o peculiaridades. Una de esas peculiaridades es que el veredicto debe ser siempre motivado. Otra, que las preguntas del jurado al acusado, peritos o testigos se realizan mediante la intervención del presidente del Tribunal. Otra peculiaridad propia de la Ley del Jurado española es que el oficial o secretario prestan auxilio al jurado popular para redactar el acta de votación del veredicto.

Sobre los miembros del jurado popular

Para formar parte del jurado popular en España se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad.
  • Saber leer y escribir.
  • Estar en pleno ejercicio de los derechos políticos.
  • No estar condenado.
  • No tener relación alguna con el caso a juzgar.

No pueden formar parte del jurado ni los miembros de la Familia Real, ni los miembros del Gobierno ni ningún profesional del derecho.

Elección del jurado popular

Los miembros del jurado popular se eligen por sorteo público y en cada Audiencia Provincial. El sorteo se realiza durante la segunda quincena de septiembre en los años pares y utilizando un ordenador y un programa informático especialmente diseñado para la realización de dicho sorteo. Dentro de ese programa están recogidos todos los ciudadanos mayores de edad y censados en la provincia. Cada uno de esos ciudadanos está identificado con un número. Es en base a dichos números identificativos, y no sirviéndose de los nombres y apellidos, como el ordenador realiza el sorteo.

¿Cuántos jurados se eligen? No se establece una cifra fija. Se prevé (atendiendo a la estadística anterior) cuántos juicios pueden realizarse y es cifra se multiplica por 50.

Realizado el sorteo, los resultados se comunican a los ayuntamientos de la provincia y se publica en el Boletín Oficial de la Provincia durante la segunda quincena de octubre, al tiempo que se procede a notificar la selección a las personas que hayan sido seleccionadas para formar parte del jurado popular, y se les concede un período de tiempo para que puedan presentar las alegaciones pertinentes.

Alegaciones a la elección como jurado

¿Qué alegaciones puede presentar una persona para eludir la obligación de formar parte de un jurado popular si ha sido seleccionada para ello? Cualquiera de las siguientes (entre otras):

  • Ser mayor de 65 años.
  • Haber formado parte de otro jurado popular durante los 4 años anteriores.
  • Tener cargas familiares que harían que el acudir a las sesiones del juicio se convirtiera en un trastorno de considerable importancia.
  • Estar trabajando en el extranjero.
  • Realizar un trabajo de interés general.
  • Ser militar en servicio necesario.
  • Padecer una grave enfermedad que imposibilitara la presencia en un tribunal popular.

Tras realizar las alegaciones y habiendo sido decidido ya quienes son las personas aptas para actuar como jurado, se forman grupos de 36 candidatos para cada juicio. Una vez asignado juicio a cada grupo, el abogado y el fiscal realizarán los interrogatorios pertinentes a cada miembro de ese jurado para, poniéndose de acuerdo entre ellos, elegir a las 11 personas que, de manera definitiva, formarán parte de ese tribunal popular.

A la hora de seleccionar a los miembros definitivos de un jurado popular, el fiscal y el abogado defensor deben determinar la actitud psicológica de la persona, su capacidad para entender y analizar lo que se tratará en el juicio y su vínculo directo o indirecto con lo que debe tratarse o con las personas implicadas en el asunto. Fiscal y abogado defensor deben determinar también, a la hora de seleccionar a los 11 miembros del tribunal popular, si alguno de ellos está influenciado de antemano.

La tarea de jurado es una tarea remunerada. Un jurado cobra alrededor de los 70 euros diarios, así como los gastos de kilometraje. Para calcular estos gastos la Administración tiene en cuenta si el desplazamiento del jurado a las instalaciones de la Audiencia Provincial se realiza en motocicleta, automóvil o en transporte público. Si se realiza en transporte público, la Administración paga los billetes de segunda categoría. La Administración también se hace cargo de los gastos de alojamiento y manutención.

Sobre el juicio con tribunal popular

Delitos para el jurado popular

Como dijimos anteriormente, la LOTJ especifica claramente qué tipos de delitos pueden ser juzgados mediante tribunal popular. Los delitos que puede juzgar un jurado popular pueden ser de siete tipos:
– Delitos contra la vida.
– Delitos cometidos por funcionarios públicos en el ejercicio de su cargo (cohecho, malversación de caudales públicos, tráficos de influencias, etc.).
– Delitos contra el honor.
– Omisión del deber de socorro.
– Delitos contra la intimidad y el domicilio (allanamiento de morada)
– Delitos contra la libertad (amenazas, etc.)
– Delitos contra el medio ambiente (incendios forestales, etc.).

El juicio con jurado

Durante el juicio, el jurado, formado por nueve titulares presididos por un Magistrado (y dos suplentes), podrá realizar todas las preguntas que considere oportunas una vez que la fiscalía y la defensa hayan finalizado su turno de preguntas. Para realizar esas preguntas, el jurado las escribe y las pasa al Magistrado-Presidente del Tribunal. Será éste quien se las dirija al acusado, testigos, peritos, etc. una vez que haya dictado su oportunidad.

Tras terminar el juicio, el Magistrado, de acuerdo con los abogados, elabora una serie de preguntas que, bajo el nombre de “objeto del veredicto”, deben contestar y argumentar los jurados de acuerdo con lo visto en el juicio.

Tras contestar a estas preguntas, el jurado se reúne para votar. Esta votación debe realizarse estando el tribunal popular incomunicado y debe recogerse en un texto que debe estar argumentado. Si el veredicto del jurado popular no estuviera argumentado, el Magistrado puede devolverlo para que se corrija dicha circunstancia.

Para condenar se necesitan siete votos; para absolver, cinco. Si no se obtuvieran las mayorías necesarias o el veredicto fuera devuelto por el Magistrado en tres ocasiones, se procederá a disolver el jurado y formar otro. Si volviera a suceder lo mismo, el Magistrado deberá dictar una sentencia absolutoria.

Una sentencia del jurado popular puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia en primera instancia y, posteriormente, ante el Tribunal Supremo. La revisión de estas sentencias, sin embargo, debe centrarse en las cuestiones técnicas de las mismas. No es normal que se contradigan las valoraciones realizadas por los miembros del jurado de las pruebas esgrimidas en el juicio.

Tags: , ,

No Comments

Comments are closed.