677 00 00 **

Blog

1May, 16
latigazo cervical

Una de las secuelas más habituales de los accidentes de tráfico es el llamado esguince o latigazo cervical. Esta lesión es consecuencia de un traumatismo violento que provoque un repentino movimiento de la cabeza hacia delante (hiperflexión) o hacia atrás (hiperextensión).

El esguince cervical es la típica lesión que sufre el conductor cuyo coche ha sido golpeado desde atrás. Ese impacto produce que los músculos, ligamentos y articulaciones del cuello se vean afectadas. En los casos de impacto más violento puede llegar a quedar afectada la curvatura fisiológica de la columna cervical.

Los mareos o el vértigo de diversa intensidad y el dolor (que puede ser exclusivamente cervical o que puede llegar a extenderse por hombros, brazos y manos) son los síntomas principales del latigazo cervical.

¿Qué requisitos deben cumplirse para que dicha lesión sea reconocida? Más allá de la acreditación objetiva, el esguince cervical será reconocido (y según determina la actual legislación, que ha entrado en vigor en enero del presente año) cuando se cumplan cuatro criterios. Esos cuatro criterios son:

  • De exclusión. Este criterio se fundamenta en el hecho de que no exista otra causa que justifique la lesión o patología.
  • Cronológico. Este criterio exige que el síntoma aparezca en un tiempo médicamente explicable. Habitualmente se considera que 72 horas es un tiempo razonable.
  • Topográfico. Este criterio exige que exista relación entre la zona corporal afectada y la lesión sufrida.
  • De intensidad. Valorando la intensidad del accidente y otras variables, la lesión sufrida y el mecanismo de producción de la misma deben tener correlación.

Indemnización de los días de baja

La ley determina que hay dos tipos de perjuicios en los casos de esguince cervical debido a un accidente de tráfico o en los de toda lesión por el mismo motivo. Esos perjuicios son el perjuicio personal básico y el perjuicio personal particular. Si el primero hace referencia al “perjuicio común que se padece desde la fecha del accidente hasta el final del proceso curativo o hasta la estabilidad de la lesión y su conversión en secuela”, el segundo se refiere al perjuicio personal ocasionado por la pérdida de calidad de vida. El primero se indemniza con 30 euros al día. El segundo, con el que se pretende compensar el perjuicio moral particular que sufre la víctima por el impedimento o la limitación en su autonomía o en su desarrollo personal debido a las lesiones sufridas o a su tratamiento, se indemniza dependiendo de la gravedad de la afectación en los diferentes días.

Los días muy graves, entendiendo por éstos aquellos días en los que la persona esté incapacitada para realizar funciones esenciales en la vida (la de la persona en coma sería uno de estos casos), se indemnizarán con 100 euros diarios.

Los días graves o días en los que la persona pierde temporalmente su autonomía personal para realizar una parte relevante de las actividades esenciales de la vida ordinaria o la mayor parte de sus actividades específicas de desarrollo personal (un ejemplo: el ingreso y estancia hospitalarios) serán indemnizados con 75 euros al día.

Los días de perjuicio moderado, aquéllos en los que el afectado pierde de manera temporal la posibilidad de desempeñar una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal, se indemnizan con 52 euros/día.

Por su parte, las intervenciones quirúrgicas se indemnizarán, a partir de este año, con cantidades que oscilan entre los 400 y los 1.600 euros.

Indemnización del perjuicio patrimonial

Los gastos de asistencia sanitaria, otros gastos diversos resarcibles (por ejemplo: transporte utilizado para asistir a sesiones de recuperación) y lo que se conoce como lucro cesante (pérdida o disminución temporal de ingresos netos provenientes del trabajo personal del lesionado o de su dedicación exclusiva a las tareas del hogar), serán resarcidos e indemnizados para, así, paliar el perjuicio patrimonial que el accidente haya podido producir.

Si concurren prestaciones de carácter público por el mismo concepto, éstas deberán descontarse de la indemnización total que el lesionado perciba.

Para valorar la indemnización del perjuicio patrimonial de quien se dedica en exclusiva a las tareas del hogar se tendrá en cuenta el salario mínimo interprofesional de ese año y hasta un importe máximo correspondiente a una anualidad.

Indemnización de las secuelas

Para indemnizar las secuelas de un accidente siempre se realiza una valoración médica que sirva como acreditación y que puntúe el grado de las secuelas tasándolas entre 1 y 5 puntos.
Entre 1 y 5 puntos se valorarán las algias postraumáticas que se hayan hecho crónicas y permanentes, el llamado síndrome cervical asociado y la agravación de una artrosis previa.

La indemnización se fijará teniendo en cuenta la puntuación determinada por la valoración médica y la edad de la persona lesionada y atendiendo a lo determinado en las tablas de baremos establecidas por la ley 35/2015.

Tags: , , ,

No Comments

Comments are closed.