677 00 00 **

Blog

10Jun, 16
reclamacion e impugnacion de filiacion

Hay dos tipos de acciones que pueden emprenderse en materia de filiación y, por tanto, de paternidad y maternidad. Una es la de reclamación de filiación. La otra, la de impugnación de filiación. Estas acciones pueden ejercitarse de manera separada o de manera conjunta. Una reclamación de paternidad puede comportar la impugnación de otra. ¿El límite? No se podrá impugnar una paternidad o filiación declarada por sentencia firme.

Reclamación de paternidad

No todos los padres reconocen a sus hijos. En ocasiones, para que el reconocimiento de la paternidad se produzca, es necesario que se inicie un procedimiento judicial civil de reconocimiento de paternidad. Incoando dicho procedimiento, lo que el demandante o la demandante persiguen es determinar la filiación de un padre respecto a un hijo.

Las personas legitimadas activamente para iniciar dicha impugnación de filiación varían dependiendo de si hablamos de las zonas del territorio regidas por el Código Civil o de aquéllas que, en estos aspectos, se rigen por su propia legislación, como es el caso de las Comunidades Autónomas de Catalunya o Navarra.
En todo el territorio del Estado la acción denunciante podrá ser ejercitada por el hijo durante toda su vida. Cuando sea menor de edad o incapacitado, dicha acción podrá ser iniciada por su representante legal (comúnmente, la madre) o, en su caso, por el Ministerio Fiscal. Así mismo, si el actor falleciera, también podrían continuar dicha acción sus herederos.

Dejando de lado al hijo, las otras personas legitimadas de manera activa para presentar la reclamación de filiación ante un Juzgado de Primera Instancia variarán según hablemos de los territorios de Navarra o Catalunya o de los del resto del territorio español.

La posesión de estado

El Código Civil, por su parte, detalla en sus artículos 131 y siguientes quiénes son las personas legitimadas dependiendo de si existe o no lo que se conoce como posesión de estado. Como posesión de estado se entiende la actuación ininterrumpida reveladora de la libre voluntad del progenitor en prestar asistencia, cuidado y compañía al niño a través de actos continuados y públicos de carácter personal.

Si la posesión de estado existe, tanto para la filiación matrimonial (hijos nacidos en el seno de un matrimonio) como para la no matrimonial, la persona legitimada para presentar la reclamación de filiación será toda aquélla que tenga un interés legítimo, es decir, el padre, la madre o el hijo. En estos tres casos, y siempre que no contradiga una filiación legalmente determinada, podrá ejercitarse simultáneamente la acción de impugnación de la filiación.

Si no existe posesión de estado, hay que diferenciar dos casos diferentes a la hora de determinar quién está autorizado para presentar una reclamación de paternidad y quién no. Esos dos casos son el de la filiación matrimonial y el de la filiación no matrimonial.

  • En el caso de la filiación matrimonial la acción es imprescriptible y corresponde al padre, la madre o el hijo o a los herederos de éste si éste falleciere antes de transcurrir cuatro años desde que alcanzase plena capacidad, o durante el año siguiente al descubrimiento de las pruebas en que se haya de fundar la demanda (en este caso, la acción sólo se puede ejercitar por el tiempo que faltare para completar dichos plazos).
  • En el de la filiación no matrimonial, por su parte, la legitimación corresponde al hijo durante toda su vida, a los herederos de éste si éste falleciere antes de transcurrir cuatro años desde que alcanzase plena capacidad o durante el año siguiente al descubrimiento de las pruebas en que se haya de fundar la demanda (en este caso, la acción sólo se puede ejercitar por el tiempo que faltare para completar dichos plazos); o al progenitor no matrimonial.

Legislación catalana sobre la filiación

En el caso de la legislación catalana sobre filiación, la legitimación varía también según se hable de filiación matrimonial o de filiación no matrimonial. En este caso, no se admite, como sí sucedía en el caso del Código Civil, una legitimación de terceros interesados.

En los casos de filiación matrimonial, podrán realizar una reclamación de filiación el padre o la madre durante toda su vida y los hijos por sí mismos o mediante sus representantes legales, también durante toda su vida. Los descendientes o herederos de los hijos tendrán un plazo de dos años a contar desde el descubrimiento de las pruebas en que se fundamente la reclamación. Si a la muerte del hijo o hija no han transcurrido cuatro años desde su mayoría de edad o desde la recuperación de la plena capacidad, la acción puede ejercerse o continuar dentro del tiempo que quede para completar este plazo, si es superior al de dos años ya indicado.

En los casos de filiación no matrimonial, está legitimado para presentar una reclamación de filiación:

  • Hijos o representantes legales durante toda la vida.
  • Los descendientes o herederos de los hijos ateniéndose a las circunstancias ya descritas en el caso de la filiación matrimonial.
  • El padre y la madre durante toda su vida en nombre e interés propio, si su reconocimiento no ha sido eficaz por falta de consentimiento de los hijos o de aprobación judicial.

Para ejercitar dicha acción, en cualquier caso, y tanto en el caso de la legislación estatal como de la propiamente catalana, es necesaria la asistencia de Abogado y Procurador y es preceptiva la presentación de lo que recibe el nombre de “principio de prueba”. Dicho principio de prueba puede ser una carta, una fotografía, la declaración de algunos testigos, etc. Cualquiera de esos medios debe servir para intentar acreditar la existencia de relaciones sexuales entre la madre y el supuesto padre en la época de la concepción.

El reconocimiento de la paternidad es mucho más sencillo y científico hoy en día que hace unos años. La prueba de ADN o prueba de paternidad, llamada también prueba criminológica, sirve para probar, de manera científica, el parentesco biológico. La doctrina del Tribunal Supremo, por su parte, sobre la posible negativa del demandado a someterse a la prueba biológica de paternidad, ha sido expresamente recogida en el art. 767.4 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC). Según ésta, la negativa injustificada a someterse a la prueba de ADN (que generalmente realiza el Servicio Médico Legal) “permitirá al tribunal declarar la filiación reclamada, siempre que existan otros indicios de la paternidad o maternidad y la prueba de ésta no se haya obtenido por otros medios”.

Impugnación de la filiación

La duda respecto a la veracidad de la paternidad de alguien puede dar lugar a lo que se conoce como impugnación de la paternidad. La paternidad se presupone cuando un niño nace en el seno del matrimonio de sus padres o en el de una unión de hecho. De hecho, se consideran hijos del marido los nacidos después de la celebración del matrimonio y antes de los 300 días siguientes a su disolución o a la separación legal o de hecho. Esa presunción de paternidad, sin embargo, admite pruebas en contrario y una impugnación de filiación durante un año desde la inscripción de la filiación en el Registro Civil.

La impugnación de la filiación acostumbra a implicar, también, la realización de una prueba biológica de paternidad.

Tags: , ,

No Comments

Comments are closed.